CRÓNICA DE UNA CARRERA – Gredos Infinite Run

crónica de una carreraViernes 25,  noche antes de la carrera de montaña Gredos Infinite Run. El sol se marchaba despacio dejando que la noche hiciese su aparición en el pueblo de Béjar. Mientras cenábamos Mari Ángeles y yo comentábamos como sería la carrera, lo que nos podríamos encontrar, los tiempos, la temperatura… y con buena conversación terminamos la noche. Entras en la cama con dudas, con nervios y con todo lo que precede a una carrera.

6:00 de la mañana y ese sonido peculiar del despertador de mi móvil inunda de sonido la habitación. De un salto salgo de la cama y me meto en la ducha mientras pienso en el sueño que tengo. Había quedado encontrarme con mi “compi”  en un rato para desayunar y no llegar a la salida con el tiempo justo como es habitual en nosotros. Miro el reloj y me tumbo otra vez en la cama (que dormilón soy).  Unos 40 minutos mas tarde se juntaba el equipo Rosa en la recepción. El desayuno no lo servirían hasta pasadas las 7, con lo que decidimos  acercarnos a la salida de la carrera para recoger los dorsales, sería la primera vez que tendríamos los deberes bien hechos.

Apenas unos minutos antes de la carrera nos situamos bajo el arco de la salida, bromeamos y reímos viendo a unos espontáneos con ropa de calle haciendo estiramientos y aspavientos simulando que iban a correr, los tíos llevan un pedo considerable ya que son fiestas en el pueblo de al lado y seguían celebrándolo. Pistoletazo y salimos a nuestro ritmo colocándonos en las primeras posiciones, apenas un par de kilómetros por asfalto para llegar a una subida de tierra. Comentamos los primeros kilómetros, como nos sentimos, como vemos a los demás corredores y como vamos a actuar en las siguientes horas.  crónica de una carrera correrporquesi

En el siguiente pueblo, Candelario nos encontramos con miles de personas con un nivel alto de alcohol en su cuerpo, bromeaban con nosotros al pasar a su lado, nos trataban como súper atletas “chocando” sus manos con las nuestras. Esto nos ha dado unas sensaciones geniales y hemos cubierto ya casi 5 kilómetros sin apenas darnos cuenta. Después de una larga subida llegamos al avituallamiento, apenas comemos nada pues creemos que en poco más de 5 kilómetros vamos a poder correr y no queremos ir pesados, comemos poco y bebemos menos. Seguimos la subida, la cual comienza a ser pesada y muy larga, miramos el reloj y comprobamos que llevamos demasiadas horas en carrera para los pocos kilómetros que habíamos cubierto. Los comentarios y vivencias que compartimos con el resto de corredores nos hacen la subida más llevadera pero comienzo a ver en Mari Ánegeles (Mery) lo que ella también ve en mi, estamos empezando a sufrir y a notar la falta de alimento y de agua. crónica de una carrera correrporquesi

Esta subida está siendo demasiado larga!! lo que esperábamos como 11 kilómetros duros se están trasformando en 15 y aún no podemos correr. Mi boca está completamente seca, la altitud  y el desgaste me están machacando, apenas cruzo palabra con Mery, ella tampoco conmigo. Nos sentamos en una roca a descansar, meto la cabeza entra las rodillas y me dejo caer boca arriba para mejorar mi estado. Mery cree que no lo se pero le había escuchado en un par de ocasiones intentar vomitar pero la falta de alimento y comida dan como resultado varias arcadas.

No estamos finos, no podemos darnos ánimos el uno al otro, pero vasta mirarnos para saber que ninguno va a dejar al otro, no estamos allí porque seamos corredores, estamos allí porque somos un equipo, una pareja vestida de Rosa, una pareja que regala animo a cada corredor con el que nos cruzamos, que motiva a los que nos adelantan y que dan aliento a los que se van quedando rezagados, somos un equipo que hará el camino más corto a su pareja.

En ningún momento se nos pasa por la cabeza abandonar, en ningún momento pesamos en dejar de animar al contrario, una simple mirada es suficiente para recargar las pilas del contrario y hacer que los siguientes pasos se transformen en kilómetros. crónica de una carrera correrpoprquesiHemos comenzado a descender, con más de 17 kilómetros. Pedro seguimos sin poder correr a buen ritmo, en cuanto vemos la oportunidad nos lanzamos y aumentamos el ritmo, pero este vuelve a descender en segundos pues es casi imposible correr por aquí. Encontramos unas pozas que se forman por el deshielo, las montañas siguen con neveros del invierno y forman unas improvisadas bañeras de aguas cristalinas y heladas. Nos paramos en una de ellas, nos miramos con las ganas de descalzarnos y meternos dentro de ellas pero nos guardamos las ganas y rellenamos nuestras botellas. Mery me pregunta si no nos hará daño ese agua, pero las ganas locas de beber hacen que no lo dudemos y nos bebamos 3 botellas cada uno, esto nos ha dado la vida!!

Llegamos al segundo avituallamiento, estamos en el kilómetro 21. Nos encontramos con unas mujeres que nos llenan de alegría y nos contagiamos de sus risas, comemos como animales, yo como más que Mery, pensando en que en unos kilómetros me pasaría factura tanta comida y bebida pero lo asumo y sigo comiendo. Hemos recobrado las fuerzas y las ganas, bromeamos mientras descendemos por la pista forestal a buen ritmo, por fin podemos correr!! y que de que manera!! vamos muy fuerte mientras hablamos sobre como ha comenzado nuestra nueva carrera, parece que llevásemos solo  unos minutos corriendo. Las ganas y las fuerzas están aquí. Bromeo con Mery, le digo 4 tonterías y ella me responde con un “Raúl ya está de nuevo  aquí”.

Nos metemos en varios arroyos a refrescarnos y el agua fría cura el gemelo dolorido de Mery. Este tramosde la carrera está siendo fabuloso, atrás quedaron los problemas producidos por la falta de alimento y bebida, comer en exceso nos ha proporcionado lo que tanto necesitábamos y nos está llevando a la línea de meta de una manera perfecta, subimos por el curso de un pequeño río, que carrera más hermosa. Nos detenemos en seco, giramos la cabeza y disfrutamos del paisaje, avistamos las montañas de donde descendemos, saco el móvil de la riñonera para inmortalizar ese momento.

crónica de una carrera correrporquesi

Aparece el ruido del pueblo, aparecen las casa, aparecen las prisas por llegar. Bajamos por una pendiente muy inclinada que nos da acceso a las calles asfaltadas de Béjar, los voluntarios nos guían por el pueblo, cruzamos la carretera y entramos en el parque. Nos damos la mano y corremos así los últimos metros. Felices y contentos levantamos los brazos dedicando la carrera al de siempre, a mi hermano, el nos cuida y nos ayuda desde su retiro en el cielo, nuestros ojos se humedecen al pensar que esta vez nos lo ha puesto difícil pero que tenía que ser así pues esta carrera coincide con un año de su perdida.

crónica de unas carrera correrporquesi

Nada más cruzar la línea de meta nos abrazamos y contagiamos a todos los que allí están a un aplauso multitudinario. Felices de correr, felices de estar allí, encantados con el trato de los corredores y de la estupenda organización. Comemos mientras comentamos que como siempre ha sido perfecto, da lo mismo el resultado, da lo mismo la posición, por un momento somos FELICES.

El equipo Rosa – BarcelomadriZ ha terminado otra carrera par el!!

 

 

Anuncios

12 comentarios sobre “CRÓNICA DE UNA CARRERA – Gredos Infinite Run

  1. Bueno equipo rosa una vez mas ese color tan llamativo y alegre nos contagia de buenas sensaciones y nos anima a seguir practicando deporte. Esto te da vida y David desde su rincón en las alturas os anima a seguir adelante. Un beso y a por todas!!!!

    1. Gracias guapa, no te lo creerás pero el nos da mucho desde allí, nos hace apretar los diente y no hace saber que por mucho que nos duelan las cosas paso a paso, minuto a minto… se llega a cualquier sitio y además me acompaña mi compi Mery, así es más sencillo y entretenido

  2. Que bonito es el deporte… Que bonito es correr… Que bonito es practicar un deporte que llena tanto como correr. Con todas las sensaciones que transmite!! Sois unos campeones!! Raúl y Mery muchos besos !! Arriba el equipo rosa! 🙂

  3. Sois unos cracks, Raulete reserva una carrera para octubre de las tuyas, que de este año no pasa el correr contigo. Pero no mas de 21km, que va a ser mi primera vez fuera del asfalto. Un abrazo pareja.

  4. Solo puedo decir que bonito recuerdo de lo que vivimos allí, una vez más el equipo rosa consigue su reto “disfrutar” y vivirlo intensamente. Que buen equipo BarcelomadriZ que juntos podemos con lo que nos pongan por delante y aún siendo un momento complicado no mos falto una sonrisa y una mirada de apoyo ni en los momentos más duros. Raúl y Mery a por todas!! 🙂 El cuida de nosotros!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.