CRÓNICA DE UNA CARRERA – XtremeTrailCup

xtremetrailcup correrporquesi

Nos encontramos situados bajo el arco de salida. Una salida llena de gente maravillosa como pudimos comprobar unas horas antes. Porque nada más llegar al Pueblo de Navaconcejo nos encontramos una organización completamente volcada para hacer que los corredores nos sintamos arropados y protegidos y no sólo lo consiguen, además nos hacen sentir como si estuviésemos en familia.

Para las 7:20 tiene prevista la salida y con la llegada de esta hora en los relojes salimos detrás de un Quad que nos marca la salida del pueblo. Risas, conversaciones agradables y esa cosilla en el estomago por lo que nos vamos a encontrar en una carrera que nos ocupará prácticamente todo el día.

Tanto Mery como yo habíamos dispuesto que la primera subida que nos encontramos lo haríamos controlando el ritmo e incluso marchando más bajo a propósito para culminarla con unas sensaciones buenas pues habíamos dividido la carrera en tres partes y está sería la primera terminando en el kilómetro 22 lo mejor posible de piernas y de cabeza. Efectivamente así lo conseguimos, llegamos a la parte alta de la carrera con casi 1.800 metros partiendo de 445 metros con la mejor de la sensaciones, hemos subido tan relajados y regulando tanto el ritmo que estamos perfectos.

xtremetrailcup correrporques Comenzamos la bajada por un paisaje precioso lleno de colores por la vegetación que nos vamos encontrando. El ritmo es muy bueno, rodamos a unos 12 kilómetros hora en las zonas que así lo permiten para bajar a unos 9 en las zonas algo mas técnicas que nos vamos encontrando. Mientras seguimos moviendo nuestras piernas comentamos la diferencia de terrenos, vegetación y paisajes que nos venimos encontrando en las carrera anteriores, en realidad nos esperábamos algo mas técnico y duro de lo que estamos viendo ya que en la carrera anterior nos dimos de bruces con rocas y caminos apenas transitables sumado a una subida demoledora, pero en esta ocasión no está siendo así, quizá sea por que ya veníamos predispuestos a algo muy duro y por esa razón no nos parecía tanto.

Estamos cruzando por una zona donde la vegetación tapa nuestras zapatillas, correr por aquí cuesta mucho ya que no se ven las rocas que vamos pisando y torcerse un tobillo en esta zona es tan sencillo como chascar los dedos.

xtremetrailcup correrporquesi

Unos pocos kilómetros más tarde nos encontramos de nuevo con Princesa del desierto y su compañero de carrera, dos personas fantásticas, muy simpáticos y cariñosos los “sevillanos”. Nos habían pasado en la primera subida y comentamos que si la cosa marchaba bien podríamos darlos alcance allá por el kilómetro 40 ya que marchaban a un ritmo muy bueno. Nos los encontramos a unos  25 kilómetros de la salida y chalamos con ellos amistosamente mientras machacamos otros tantos kilómetros.

Las vistas del fondo del valle son formidables y merece la pena haber subido hasta allí sólo por poder contemplar un paisaje tan increíble. Hemos entrado en una bajada algo más técnica, quizás la primera que nos hemos encontrado. La hacemos a buen ritmo y las horas, los kilómetros y el calor ya empiezan a hacer mella en nuestras cabezas, estamos empezando a necesitar agua para refrescarnos. El agua que llevamos en nuestras botellas en la primera parte de la carrera lo fuimos regulando y prácticamente no nos hizo falta pero ahora ya estamos tirando de ellas a un ritmo que si no lo controlamos nos quedaremos secos en pocos kilómetros. Mery me mira y me dice que le encantaría meter las manos y los brazos en el agua fría de la sierra. “No te preocupes en un segundo encontraremos una poza”, pienso para mi y como por arte de magia al girar por el camino aparece una poza debajo de un puentecillo, con un agua cristalina. De un salto salimos del camino y metemos los brazos en el agua. Que buena y fresca está!!

xtremetrailcup correrporquesi Salimos en unos minutos del agua y continuamos a buen ritmo por el camino pero esta vez con las fuerzas renovadas ya que el agua corre por nuestras camisetas y visera y nos hace sentir rejuvenecidos.

Las conversaciones que mantenemos Mery y yo hacen que sin darnos cuenta ya estemos llegando al kilómetro 30 sin apenas habernos percatado y sin apenas sufrir. Nuestro ritmo podía ser superior pero no queremos cambiarlo pues vamos siguiendo el patrón que teníamos marcado. Un patrón que nos llevaría a las segunda parte de la prueba allá en el kilómetro 35, en el avituallamiento segundo y allí empezaríamos otra estrategia.

Pero aún seguimos en el kilómetro treinta y tantos ya con la camiseta completamente seca pues el calor sigue haciendo de las suyas. Al final de una baja bastante tecnica nos encontramos con el cauce de un río que vemos a lo lejos.

2xtremetrailcup correrporquesi

Al llegar a el, sin dudarlo Mery se acerca a su orilla,  se quitas las zapatillas y los calcetines para poder meter las piernas en el agua fría y así conseguir que sus músculos doloridos recuperen las energías. Estamos en una poza esplendida, tanto que bromeamos en dejar de correr y pasar aquí el resto de la tarde ya que el tiempo acompañaba con creces. Una poza de muy buen tamaña en la que se podría incluso nadar a sus anchas. Ese rincón nos había llenado los ojos y la cabeza de una sensación muy agradable y estamos apunto de experimentar algo nuevo cuando Mery se dispone a meter los pies en el agua y catapum!! se resbala y da como resultado que ha entrado en el río completamente, apenas deja ver su pelo rubio por encima del agua. La mochila, los geles y el resto de material está completamente empapados pero “somos un equipo y si se cae uno, cae el otro”.

sus risas y su alegría me contagian y sin mediar palabra y siendo al más cauto que ella me quito la mochila, zapatillas y camiseta para zambullirme. Que bien nos ha sentado, nos ha llenado los depósitos de alegría y de ganas renovadas para poder continuar hasta el avituallamiento entre risas y bromas.

 "somos un equipo y si se cae uno, se cae el otro". i

Al salir del avituallamiento empezamos una bajada y por un instante perdemos de vista las cintas de coca cola sabemos que ese no era el camino. Unos minutos más tarde encontramos a un chico de la organización que nos comenta que efectivamente vamos mal y nos hemos desviado varios kilómetros del rumbo (algún gracioso ha quitado las cintas). En ningún momento nos enfadamos por ello, nuestra actitud es tan buena que nos limitamos a desandar lo que hemos errado y continuar en la carrera. Ya llevamos más de 40 kilómetros y se notan sus efectos, el calor y los millones de pasos que llevamos dado están mermando nuestras fuerzas y nuestro ritmo pero aún así jamás se nos pasa por la cabeza un mal pensamiento. Hemos empezado a distanciarnos el uno del otro, cambiando las posiciones de cabeza porque de vez en cuando porque necesitamos momentos íntimos, momentos de leve soledad, de pensamientos unitarios que ayuden a encontrarnos mejor y a poder seguir animando al contrario.

Al final de una larga bajada entramos en el pueblo  donde teníamos el hotel y a los dos se nos pasa por la cabeza soltar la mochila y quedarnos allí. Esto seguramente ha provocado un despiste en nuestras cabezas y hemos vuelto a confundir el camino, no hemos visto la cinta o no estaba, da lo mismo, la cuestión es que hemos terminado en otra parte del pueblo. Mirando aun lado y otro de la calle aparece Domi, director de la carrera que va de camino al tercer y último avituallamiento y nos indica el camino a seguir, unos 600 metros más de confusión. Allí cargamos las botellas, comemos y charlamos con los que allí están. Nos dicen que regulemos mucho que esta parte es muy complicada, no sólo la subida que es de extrema dureza, además le acompaña una baja rompepiernas.

La subida nos  merma por completo la fuerza de las piernas y aún más de la cabeza. Ya no hay fotos, ya no hay risas, ya no hay nada más que silencio que se ve interrumpido por nuestra respiración y nuestras quejas sobre los millones de moscas que nos están haciendo enfadar en exceso. Esta subida no termina nunca!! Es tan dura y complicada en muchos tramos  el reloj marca 3,20 k/h y esto está haciendo que llevemos más horas de las que necesitamos. En la parte final de la subida aparece un camino en el que se puede correr pero estamos tan agotados mentalmente que no podemos sacar más de 1 minuto de zancadas seguidas para continuar andando y con ello dilatando el tiempo.

Miro a Mery, completamente cabizbaja, pongo mis manos en sus hombros y le digo que ya está, ya es hora de cambiar la actitud y regresar de los malos pensamientos a lo que nosotros somos, risas y bromas. Mery tiene muchas cosas buena como corredora y esta es sin duda la mejor de todas, es capaz de cambiar la actitud sólo con escucharme pedírselo. El brillo a regresado a sus ojos y está contagiando los míos. Nos encontramos aproximadamente a la mitad de la bajada y se anima cuando yo le señalo que ya se ve el pueblo y con el, la meta.

xtremetrailcup correrporquesi

Deseando estamos ya terminar, esta tercera parte que habíamos planeado se nos ha escapado completamente y nos hemos dado de bruces con unos 22 kilómetros durísimos para las alturas en las que estamos. Quizás sería sencillo abandonar, llamar a la organización y decirles que nos recojan, que ya no queremos correr, que ya no queremos andar, que no queremos nada más. Nunca, nunca ha pasado eso por nuestras cabezas, hemos ido regulando el ritmo para llegar aquí con fuerzas y poder darlo todo en los últimos 20 kilómetros pero la montaña ha podido con nosotros.

Pero no ha conseguido aplastarnos porque aquí continúa el equipo rosa. No pienso consentir que mi compañera no entre levantando los brazos por la línea de meta, no pienso privarla de su recompensa y continuo animándola y tirando de ella para conseguirlo. En la parte final de la carrera cometemos otra equivocación y bajamos por la parte que no es, una pista asfaltada que serpentea antes de llegar al pueblo, sabemos que no es por ahí pero continuamos corriendo, aumentando el ritmo, consiguiendo que nuestras piernas no paren, que no dejen de correr porque esta parte final de la carrera la estamos haciendo con el corazón, estamos llevando nuestras camisetas rosas hasta el final de la carrera y allí, justo unos metros antes de cruzar la línea nos damos la mano y entramos con los brazos en alto. Entramos alegres y cansados, felices y destrozados… levantamos las manos para dedicar la carrera al de siempre, a mi hermano, gracias a el hemos estado más protegidos y gracias a el y a nuestras ganas hemos terminado una carrera más.

La posición es lo de menos, las horas atrás han quedado, los dolores ya saldrán porque ahora solo sentimos FELICIDAD!!

xtremetrailcup correrporquesi

Anuncios

5 comentarios sobre “CRÓNICA DE UNA CARRERA – XtremeTrailCup

  1. Muchas gracias!! Es muy especial para mí leer estos comentarios ya que apenas nos conocemos en persona pero gracias a Raúl os conozco muy bien a cada uno de vosotros☺ Juan carlos tu boca llena de chocolate despues de la tactica es algo que siempre estara en mi cabeza!! Eres genial!! Tere gracias por esas bonitas palabras😃 Vane es tal cual lo dices una experiencia increible te animo a que cumplas tus sueños y vivir algo así es impresionante!! La parte femenina del equipo rosa os manda mil besos desde Barcelona😘

  2. como siempre, haces que los que lo leeamos sintamos como que estamos viviendo esa carrera con vosotros, Raul siempre tan pendiente de todo, igual que hace aquí por muy negativos que estemos y aunque el mismo lo este siempre intenta animar y sacarnos lo positivo. Me parece muy duro toda la carrera pero me parece una experiencia preciosa, que me gustaria vivir algún día. Felicidades equipo rosa, ¡ máquinas !

  3. Enhorabuena EQUIPO ROSA, es por todos sabido que un ultra Maratón no solo se prepara entrenando duro, sino que también es un gran esfuerzo mental. Llega un momento en el cual tu cabeza puede mas que todas tus ganas por avanzar, pero sois un gran equipo que tan solo con miraros os decir todo, por suerte he tenido el privilegio de verlo en persona., sois capaces de dinamitar esos pensamientos que pueden haceros abandonar y sacar esa sonrisa que os hace ir hacia delante.
    Mery felicitarte por tu primera ultra, y puedo apostar que no la última, por esa cara de felicidad al traspasar el arco de meta y ver el objetivo esta cumplido.
    Solo puedo deciros que sois un gran equipo y os deseo todos los éxitos que vendrán de ahora en adelante.

  4. Feliz!!! No encuentro otra palabra para definir como me siento. Son increibles todas las sensaciones que encontramos en un largo camino. Nadie mejor que tú sabe hacer llegar lo que vivimos allí así que solo decir que ha sido algo precioso, duro y muy intenso pero sobre todo con un final feliz!!! To ho fas possible!! 13 horas de algo para recordar!! No nos importa el resultado empezamos lo vivimos y lo terminamos Raúl y Mery una vez más. Equipo Rosa!!! ✨43✨

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s