CRÓNICA DE UNA CARRERA – San Sebastián

Con el sonido estrepitoso del despertador comienza la mañana. Los pasos a seguir siempre son los mismos, ducha, desayuno, vestirse de deportista y al lío…crónica de una carrera, torrejón de l a calzada, San Sebastián, correrporquesi

El coche marcaba 9 grados dentro del garaje y en cuestión de apenas unos segundos bajó hasta detenerse en 0 grados, como dice mi padre, ni frío ni calor. Había estado nevando durante la noche pero apenas se notaba en la calle, únicamente los coches tenían alguna pequeña señal de escarcha en sus cristales. Después de haber recogido a Julio y ver como mi padre junto con mi sobrina rellenaban el coche nos dirigimos a Torrejón de la Calzada. Unos escasos kilómetros separan nuestros pueblos. Aparcamos y nos apresuramos en buscar el bar donde habíamos quedado con nuestros compañeros, un café para el jefe mientras nosotros nos acercamos a por los dorsales.

crónica de una carrera, torrejón de l a calzada, San Sebastián, correrporquesi

Calentamos junto al coche mientras llegaba la hora de la salida, esta sería a las 10:00. Sigo fiel a mi ritual antes del pistoletazo y abrazo a todos mis acompañantes, me encanta ese momento de alegría que provoca un simple abrazo.

crónica de una carrera, torrejón de l a calzada, San Sebastián, correrporquesi

Cuando escuchamos el “ya” de la cuenta atrás veo que no nos movemos, muchos corredores somos los que nos hemos acercado hasta este pueblo pese al frío para correr, para disfrutar, para sentir. Veo como el reloj de la salida marca 48 segundos cuando cruzamos a su lado pero aún no podemos correr libremente, seguimos agrupados, esperando ganar unos metros de la bajada que tenemos delante para poder comenzar a hacer nuestro trabajo, para empezar a correr sin ser molestados y sin molestar a nadie.

Un corredor vestido de azul y negro me embiste por la derecha y me pisa fuertemente, sin ser su culpa ya que apenas había sitio. Me desabrocha el cordón de la zapatilla pero no tenía pensado pararme para solucionar  este pequeño problemilla. Con la gran cantidad de corredores que bajamos por la calle es difícil ir junto a los míos. Cuando miro para atrás veo que estoy solo de amigos, he podido avanzar serpenteando entre las chaquetas coloridas de los corredores. Supongo que ya llevaremos 1,5 kilómetros cuando escucho a Julio pronunciar mi nombre, estaba justo detrás de mi, me desplazo un poco hacia la izquierda para que nuestras pisadas se acompasen. Me dice que no se encuentra bien, que la gripe no le deja respirar adecuadamente.

Vamos a un buen ritmo mientras subimos por las calles del pueblo, un ritmo rápido, lo cual no esta nada mal después de 2 meses y algo de poco entrenamiento de carrera y mucho de pesas; quiero recuperar el tono muscular perdido en estos últimos meses de tantos kilómetros. Ahora estoy corriendo con algo más de 2 kilos que en la última carrera y no sabía como me encontraría.

En los entrenamientos de carrera me estoy sintiendo más pesado y robusto pero en una prueba real como la de hoy no me noto para nada torpe. Julio sigue respirando regular, insiste en que le deje y continúe corriendo solo, me lo esta diciendo desde unos metros atrás pero no le veo sentido a continuar corriendo sin el. Sabe somo soy,  sabe que no le voy a dejar atrás.

A falta de unos pocos kilómetros de la meta veo que estoy perjudicándole más que ayudándole, esta sufriendo por mantener el ritmo pese a que vamos algo más lentos. Sin apretar veo como poco a poco se queda atrás y pese a que no quiero dejarle decido seguir para que el pueda ir al ritmo que necesite y al que se sienta cómodo.

Doy caza a un corredor, veo que hace un gesto extraño, un tirón me dice cuando me pongo a su par, le comento que lo está complicando aún más ya que no es capaz de mantener un ritmo constante, aumenta y disminuye la velocidad en cada paso y eso no le beneficia en nada. Le digo que me voy a situar delante de el y le animo a seguir mis pasos. Haré que su ritmo sea contante y pueda ir rápido pero sin cambios para que su dolor sea más liviano.

Me pregunta por los kilómetros que nos faltan para terminar. Mis ánimos hacen que ruede aún más rápido de lo que unos minutos antes lo hacía y mis insistentes palabras para que cambiase de actitud le están haciendo mucho bien ya que no para de pronunciar tacos y maldiciones al cielo.

Estamos hechos de sueños y de pensamientos, si estos son los adecuados podremos llegar a sentir y a vivir lo soñado. Parece mentira como un pensamiento negativo puede hacerte mucho daño en la cabeza, tanto incluso que puede en ocasiones llegar a lesionarte. Por el contrario si el pensamiento es positivo puede hacerte llegar a donde solo habías soñado que llegarías.

Estamos a unas pocas calles de llegar y aumento mi ritmo un poco, no soy de los que llegan en sprint, pienso que si no he sido capaz de hacerlo antes ahora no tiene sentido hacerlo. Creo que esto es también por mi forma de correr y por las carreras en las que me siento más cómodo, en ellas con tantos kilómetros de nada sirven los apretones finales. El asfalto no es lo mio y tampoco las pruebas de distancias cortas.

Me gusta mucho correr en espacios abiertos, donde me puedo centrar en mis pensamientos, donde la soledad de mis pasos, mezclados en muchas ocasiones por los de mi compañera hacen que me desenchufe y que sienta mi libertad. Puede parecer una locura para muchos, pueden pensar que es de locos estar más de 10 horas corriendo pero no se lo pienso debatir pues es mi locura y solo los que sentimos esa locura sabemos de lo que hablamos cuando decimos que disfrutamos.

Levanto mis manos para dedicarle la carrera, para que sienta que cada minuto mío es parte de el. En realidad no miro el tiempo pero me gusta saber que he sido más rápido de lo que pensaba, he podido pasar por debajo del arco de meta en un par de minutos menos de los 40, según mi tiempo claro, según el oficial serán algunos más (digo esto para esos a los que les gusta mirar las clasificaciones para ver como han quedado otros, para sentirse mejor que ellos o para creer que lo son).

Saludo al corredor que ha entrado a mi lado. No le conozco pero no hace falta pues hemos sido aunque sea un segundo, compañeros. Me agacho para abrochar mi zapatilla, he corrido toda la carrera con ella desabrochada y no he tenido problemas, las nuevas Rider 18 son tan perfectas que aún sin atar son capaces de hacerme casi volar.

Muchos al terminar se marchan pero no yo, espero la llegada de los demás. Julio sería el primero en llegar, Jaun C. a los pocos minutos, Tomas haría su aparición con 10 segundos por debajo de su mejor registro, Josito y Aitor llegarían a la par, mi padre sería el siguiente pues la primera vuelta la había hecho junto a mi sobrina. unnamed

Primero Vicente y después Juan cerrarían nuestro grupo de corredores.

crónica de una carrera, torrejón de l a calzada, San Sebastián, correrporquesi

Ya todos juntos nos hicimos unas fotos y nos marchamos a tomar un refrigerio al bar. Charlamos y nos reímos mientras comentamos que todos habían mejorado sus registros de carreras anteriores. Todos habíamos disfrutado de la carrera y sobre todo de la estupenda compañía. crónica de una carrera, torrejón de l a calzada, San Sebastián, correrporquesi
Antes de marcharme a casa a dejar a todos los ocupantes de mi coche saco de la mochila una barrita de Nutrytec, tenía hambre y nada me sentaría mejor. Ya en casa pienso que el lunes empiezo el entrenamiento para esta temporada, con las miras puestas en marzo, en Tabernas, 70 kilómetros por el desierto de Almería junto a Mery, mientras tanto seguiré entrenando y haciendo carreras como la de hoy, carreras con amigos, con familia, carreras que me ayuden a disfrutar aún más del deporte, carreras perfectas !!

Anuncios

2 comentarios sobre “CRÓNICA DE UNA CARRERA – San Sebastián

  1. Muy buena crónica de la carrera, y como dije una vez hay un antes y un despues de correr con Raul, he conseguido bajar de los 47 minutos en los que hacía una carrera de 10 kilometros a 44 minutos en los que concluí la carrera de ayer. Pero esto son sólo datos, los mejores momentos de la carrera son sin duda alguna, ese primer café en el bar donde nos vimos, los minutos previos al pistoletazo de salida con ese abrazo y deseandonos una buena carrera y esas risas previas, animar a todos los demás a su llegada y fianlizar la carrera en el bar riendo y comentando.
    Habrá manaeras mejores de pasar un domingo por la mañana pero con el de ayer fue simplemente genial.

  2. Me encanta!!!os veo ahí y puedo sentir todo lo que describes pq e tenido la suerte de correr a vuestro lado!! Eso si es Correrporquesi😊 y la carita de Paula sin duda la protagonista total de esta carrera👼 una vez más un ejemplo de compañerismo y de saber disfrutar..enhorabuena a cada uno de vosotros por conseguir disfrutar y sobre todo por hacer disfrutar a los demás…
    Besos desde Barcelona😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s