NO TIENE SENTIDO SEGUIR ESCRIBIENDO

Últimamente veo y siento actitudes, actuaciones y pensamientos de cara al deporte que me hacen sentir mal, muy mal. Poco respeto por la esencia de la que está hecha el deporte, por la competición, por los deportista y por los profesionales. 

 

 

Esta página se creó con un propósito: sinceridad y honestidad para hablar de deporte, desde el corazón y con valores con los que he sido educado.

Por ello me veo obligado a dejar de hablar de productos, de ropa, de mochilas, de zapatillas, de lugares donde correr… para formularos una pregunta: ¿Qué es el deporte para vosotros?

La Real Academia Española dice que es una actividad física ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas. Así comienza el capítulo 1 de mi libro “¿A qué suena el silencio?”

Una actividad física ejercida como juego. Creo que esto se está perdiendo o lo estamos dejando escapar. Muchos usan la palabra competición cuando hablan de deporte. Es cierto que la competición forma parte de ello pero hasta llegar a ese punto hay muchos pasos que se están perdiendo.

Tengo un niño de 2 años y medio. Me encantaría que el día de mañana le gustase el deporte, que le apasionara como le apasiona a su padre. Me alucina ver como juega con un balón, como monta en su moto a toda velocidad y me tengo que secar la babilla cada vez que me imita diciendo “corro como papá” mientras mueve sus piernecitas como un loco. Un juego. Eso es para el, sencillamente un juego.

Si dentro de unos años, mi hijo Lucas me dijera al llegar a casa que ha corrido a “tanto” el kilómetro me parecería genial pero mi primera preocupación sería saber si se lo ha pasado bien. Si notase que no corre pensando en el, sino en intentar hacerlo lo más rápido posible para llegar a casa, hacer una foto al reloj y publicar en las redes sociales lo rápido que ha ido, le diría que se está confundiendo. Que está dejando de lado la magia del deporte para que otros vean lo rápido o fuerte que es, para demostrar al mundo lo que vale.

Si viese que está compitiendo con sus amigos en lugar de divertirse con ellos, pensaría que mi hijo ha perdido los valores que un día intentó enseñarle su padre, como anteriormente mi padre me los había enseñado.

Si le permitiese decir que es un experto en alguna materia porque se ha leído 4 libros y se ha sacado un cursillo de varios fines de semana, estaría fomentado aún más el fracaso de mi hijo. Intentaría convencerle de que la formación lleva su tiempo, que nadie es más que nadie, que no es el más listo y mucho menos que pretenda serlo.

Le diré que tenga pensamientos propios. Que viva su propia vida, queriendo parecerse a muchos pero sin imitar a nadie. Que se cargue de valores. Que intente ayudar a los demás en la medida de lo posible sin ir de héroe. Que no busque los reconocimientos porque si los ha de tener, llegarán por sí solos.

Le aconsejaré que practique el deporte como a el gustaría que su hijo lo practicase.

Le enseñaré lo que es la competición, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Teniendo en cuenta que nunca ha de subestimar a ningún competidor. Ser competidor es un trabajo que requiere muchos años. Ser un competidor es una disciplina y conlleva una responsabilidad ya que otros se verán reflejados en el.

Que nunca deje que otros puedan llegar a hacerse daño por intentar ser lo que tú nunca has sido. Ama el deporte como se merece. Sé competitivo en la competición, siempre que ésta lo merezca. Sé humilde y sincero, sobre todo contigo mismo.

Y sobre todo le diré:

Mira dentro de ti y no pierdas de vista lo que eres y las experiencias vitales que te han marcado a lo largo de la vida. Piensa que más allá del dolor y la tristeza queda resquicio para pensar y actuar con esperanza anhelando el futuro sin olvidar el pasado. No olvides que hay quien te quiere y a quien recíprocamente, quieres profundamente. Y que el amor lo puede todo. Lucha, sonríe, llora cuando lo necesites y ama de corazón.

correrporquesi

 

¿Tiene sentido seguir escribiendo?

 

Anuncios

13 comentarios sobre “NO TIENE SENTIDO SEGUIR ESCRIBIENDO

  1. Hace poco tuvimos una pequeña conversación sobre todo esto, y coincidimos plenamente en la idea de la “corrupción del deporte”, y suscribo también lo que aquí expones. Lo que no comparto, y espero que sea una mera pregunta retórica que no pienses cumplir, es que no merezca la pena seguir escribiendo. Lo que aquí cuentas, comunicas, es importante para superar toda esa podredumbre, y parar no debería ser una opción. ¿Merece la pena abandonar y que la victoria sea para los que no lo deberían vencer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.