TODA UNA VIDA, APENAS UN SUSPIRO

Me ahogo.

Me siento tan sólo que me cuesta poder continuar. Llevo más de veinte minutos intentando levantarme pero mi cabeza no me ayuda y se está convirtiendo en una dura tarea. Mis sollozos se entremezclan con intentos de llenar los pulmones en su totalidad y apenas entra oxigeno en ellos. Lo intento, una y otra vez pero fallo cada intento. Levanto la cabeza y busco a alguien con la mirada, intento encontrar a un extraño para que pueda salir de la zona donde estoy metido, el ego y la vergüenza harán que salga de este agujero.

De repente un pensamiento.

Un pensamiento de el acompañado de una imagen.

Le veo allí sentado a mi lado, con la cabeza entre las piernas, en la misma posición que yo me encuentro. Levanto un palmo la cabeza y compruebo que está llorando.

No me habla, solo llora.

¿Por qué lloras?, le pregunto.

¿Por qué loras tu?, es su respuesta.

Te echo de menos, continuo diciendo. No puedo moverme algunos días y otros es la respiración la que pierdo. No soy capaz de solucionar esto, no veo la salida de esta pesadilla, no encuentro el consuelo que necesito, no puedo.

Lo intento, intento que no se me note pero no consigo encontrar las ganas o las fuerzas para continuar cuando la soledad se apodera de mi.

Ahora es el quien levanta la cabeza y me mira fijamente.

Pasan minutos y no aparta la mirada de la mía, los dos solos, en silencio, apenas pudiendo respirar por el sofoco que aún tengo. Se interrumpe este momento por un escalofrío que recorre todo mi cuerpo.

Empiezo a tener frío, me castañean los dientes, estoy congelado. Observo como sus labios se separan para comenzar una palabra, una frase tal vez.

Le miro aún más atento para impedir que el viento no me deje escuchar lo que me tiene que decir pero se cierran nuevamente sin pronunciar una palabra.

Continúa mirándome fijamente pero su gesto se esta tornando a serio, quizá enfadado, quizá molesto.

Me mira y agacho la mirada, rehuyo su mirada, tengo miedo, o quizá, solo estoy asustado.

Háblame le digo.

Háblame de una puta vez, le grito.

Dime lo que necesito escuchar.

¿Crees que necesitas algo especial?.

Dan aparición sus primeras palabras. Ya casi no recordaba el tono de su voz. Se me encharcan los ojos de lagrimas, noto como caen por mis mejillas y se secan al instante por el frío.

El lugar se llena de silencio.

Un silencio que interrumpe nuevamente por sus palabras.

Yo también te echo de menos, continúa diciéndome.

Sé que me lloras todos los días y tu llanto no me deja continuar mi camino.

Mudo me dejan sus palabras.

Ya no noto frío, ya no siento el viento azotándome la cara, removiendo mis cabellos. Solo siento silencio.

¿Donde está la solución?, le pregunto con tono cariñoso.

Necesitaba tanto sus respuesta que me quedé allí esperando en silencio, agachado en el suelo. Metí nuevamente mi cabeza entre las piernas, mis lagrimas se habían detenido.

De repente levanto la cabeza, le busco pero no le encuentro, le llamo pero no me contesta, le grito pero la montaña no me responde, ni si quiera el eco de mi voz en la soledad me responde.

Había llegado allí hace algo más de media hora a paso firme, serpenteando por las cretas, avanzando raudo por la nieve, saltando, brincando, feliz y lleno de vida por verle, por encontrarme allí arriba con el y ahora que lo he conseguido apenas he podido decirle nada y el apenas me ha podido escuchar.

Necesito decirte tantas cosas.

Aquí arriba, tan altos como estamos nos podemos hablar sin tener que soñar. Es la única manera de estar cerca de ti sin tener que estar dormido. Es aquí donde tu me esperas, es aquí donde me miras, es aquí donde el me tocas, es aquí donde todo sucede.

Agotado y hundido pienso en sus palabras.

¿Mi llanto no te deja continuar?

Es mi llanto el que no me deja vivir, le grito con todas mis fuerzas.

Ayúdame, le grito aún más fuerte.

Pierdo la voz mientras lo digo.

El esfuerzo y la rabia hacen que llore, que la saliva llene mi boca, me siento como un caballo de carreras exhausto al terminar de correr al galope, caigo de rodillas con las manos en la cabeza.

Dos años ya sin ti.

Toda una vida, apenas un suspiro.

Dos años ya sin ti.

Siempre juntos, siempre sólo.

correrporquesi

Anuncios

5 comentarios sobre “TODA UNA VIDA, APENAS UN SUSPIRO

  1. Que bonito !! Que profundo y doloroso es un conjunto de sentimientos ….Uffff, muy duro .Me emocionado muchísimo al leerlo .El siempre va estar cerca de vosotros .Las personas desaparecemos físicamente ,pero su recuerdo permanece siempre con nosotros .Besos Raúl

  2. No se puede expresar mejor. Ese ahogo, esa oscuridad, esa sensación de que nada vale la pena ya sin él…del abrazo que se echa de menos, de la expresión y el gesto que solo vosotros conociais y con el que solo vosotros os reíais…

    Tienes que seguir por los que te apreciamos y te queremos. Y tienes que sacar fuerzas para continuar para explicárselo a Lucas y transmitirle por qué sus abuelos, sus tíos y sus padres son como son y de dónde recibe todo ese amor que le hace un niño adorable.

    Y ahora, lechón, levántate y sigue corriendo. Por ti, por tu familia, pero también por los que te conocemos y por los que van a tener la suerte de conocerte.

    Un abrazo y no te rindas.

  3. Es cierto que nunca jamas seras el mismo sin el , pero tambien es cierto que tiene que volar y pasar al otro lado .
    El siempre vivira en vuestro recuerdo pero deja que fluya su energia y corra hacia su meta .Incoscientemente le retienes junto a tu dorsal .
    Debes ser fuerte y superar que el termino antes que nosotros esta carrera que es la vida.
    Con todo mi cariño. Tu puedes !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.