ANETO EN SOLITUD

¿Qué tienen las altas cimas que a todo el mundo les llama la atención?

Creo que conozco a pocas personas a los que no les gustaría subir a la cumbre de las montañas más altas. Quizá sea por ser algo que no podemos hacer normalmente, quizá por hacer algo nuevo o por hacer algo que no está al alcance de todo el mundo.

Sobre las 21 llegamos a Benasque después de un viaje en Ave desde Madrid a Lleida donde me recogería Mery para ir en coche hasta el parque natural Posets-Maladeta (Huesca).

Deshaciendo la maleta en la habitación veo por la ventana a Óscar paseando a “Glaç” su perro, su compañero de kilómetros. Después de saludar a Montse nos disponemos a cenar.

Una conversación muy fresca mantuvimos durante unas cuantas horas. Sin darnos cuenta nos dieron casi las 12 de la noche, habíamos dispuesto la salida para las 7.30 en recepción. Sería desde la puerta del hotel donde comenzaría nuestra segunda aventura.

Antes de que llegase Mery y Óscar salí del hotel para contemplar la majestuosidad del entorno.

aneto-correrporquesi

Cuando Óscar me comentó que había cuadrado todo para poder acompañarnos me llené de alegría. Pocas veces te puede acompañar alguien como el, un élite, con un curriculum espectacular y de una dilatada experiencia en la montaña, su habita natural.

Pasados unos 8 minutos de la hora marcada comenzamos a correr los 3 en dirección a nuestro destino. El olor de la montaña, sus colores, su contrastes hacen que apenas articulemos palabra entre nosotros ya que no paramos de mirar a un lado y a otro.

Óscar nos descubre algo que de no ser por el no hubiésemos encontrado, nos descubre el Pirineo. No es lo mismo subir corriendo que subir corriendo como nosotros lo estábamos haciendo. No perdíamos detalle de sus palabras, de sus enseñanzas. Nos adentramos entre miles de vacas a las que interrumpimos durante su tranquila jornada de pasto.

aneto-correrporquesi

Nos parece mentira por el lugar tan hermoso sobre el que estamos corriendo.

Hemos llegado a la Renclusa sin apenas darnos cuenta, este refugio se encuentra a casi 2.200 metros de altura. Paramos un segundo a cargar de agua nuestras botellas y dos segundos después seguimos nuestra marcha en dirección al Portillón.

Levantamos la cabeza para contemplar el ascenso. Una zona algo técnica nos espera para posteriormente llegar a pisar las primeras nieves.

aneto-correrporquesi

Dejamos el Portillón y giramos a la izquierda en busca del Portillón superior. Llegar hasta allí la verdad es que no nos está costando prácticamente esfuerzo y es gracias a las conversaciones y las sensaciones que estamos teniendo por el lugar.

Es desde allí, desde el superior que vemos por primera vez nuestro destino, el Pico Aneto se muestra ante nosotros con todo su esplendor.

aneto-correrporquesi

Nunca antes habíamos corrido con bastones, Óscar nos aconsejó llevarlos y nos mostró la mejor manera para sacarles su fruto y con ello ayudarnos en la subida. La verdad es que nos acostumbramos muy bien a ellos y fueron de gran ayuda.

Como el dice; si los usas en una carrera, los usas de principio a fin, cargas con ellos cuando no los uses, sin que nadie los recoja y te los entregue en los avituallamientos.

Nos cruzamos con muchas personas a medida que nos acercamos al pico. Entre tanta gente damos con un grupo de unas 6 personas que reconocen a nuestro guía y nos piden hacernos unas fotos con ellos.

Bromeamos diciendo que “somos famosos”.

aneto-correrporquesi

Hemos decidido ponernos los crampones pues la proximidad a la cima se pone más pino, hay mucha nieve en el glaciar y sobre todo por nuestra seguridad ya que vemos a demasiada gente que no marcha muy bien, un resbalón de alguno de ellos nos podría hacer rodar ladera abajo. Estamos serpenteando para poder adelantarlos.

En la parte final Mery y Óscar me sacan unos metros, no estoy acostumbrado a subir tan rápido y el exceso de gente hace que pierda el ritmo.

Los “catalanes” me chulean unos metros más arriba, “madrileño que vas renqueando”

aneto-correrporquesi

Estamos en el paso de Mahoma o quizá sea la puerta del cine porque por lo menos hay 100 personas esperando para cruzarlo.

La gente se sorprende al vernos ir en zapatillas y pantalón corto, todos van súper equipados y con abrigo. Nosotros sacamos de la mochila el corta viento pues estar allí parados nos da frío, corre una brisa que a esa altitud es fría.

Solo los que tengan Fe pasarán, nosotros tenemos, pasamos al otro lado después de serpentear y saltar el paso que separa el pico, su cruz marca 2.404 metros de altura.

aneto-correrporquesi

Nos abrazamos los 3 allí arriba, había mucha gente pero parecía que estábamos nosotros solos.

Comenzamos el regreso, corremos durante todo el glaciar. En ningún momento hemos querido ir rápidos para no perder ni un detalle de tan hermosos lugar. Cometamos que una vez que hemos llegado arriba, lo que más nos ha llamado la atención no ha sido el Aneto sino los cientos de montañas a su alrededor, algo que no se puede explicar, algo que se siente, algo que te correré el cuerpo y te hace admirar la belleza de la naturaleza.

aneto-correrporquesi

Vamos ligeros dibujando nuestras zapatillas un zigzag en la nieve como si de una danza se tratase, Lo único que escuchamos el el ruido de nuestras huellas marcándose en la nieve acompasadas con los bastones clavándose.

Yo marco el ritmo, en apenas unos minutos estamos llegando de nuevo al Portillón superior. Cada visión de la montaña es única, depende desde el punto de mista con la que lo contemples.

aneto-correrporquesi

Que pena nos está dando seguir avanzando. Algo tan bueno y tan bonito como es su camino no está llevando al final de nuestra pequeña aventura. No queremos que termine, no queremos continuar pero tenemos que hacerlo.

Descendemos por los Portillones, intercambiando las posiciones, charlando, comentando, bromeando, corriendo, andando, disfrutando.

aneto-correrporquesi

Cuando empezamos el día no sabíamos lo que nos encontraríamos. A las montañas se asciende si ellas nos lo permiten. No somos dueños de nuestro destino, nos ponemos en sus manos y les pedimos que nos dejen llegar y que nos permitan bajar.

Dejando atrás la nieve seguimos por una zona técnica, bajando con cuidado pero bajando ligeros llegamos de nuevo al refugio.

aneto-correrporquesi

El “madrileño” no les deja descansar y continuamos corriendo a ritmo ligero. Sin dejar de hablar y compartir continuamos.

Estamos a unos pocos kilómetros de la llegada al hotel y comentamos como está afectando el cambio climático en las montañas, el glaciar del Aneto cada vez es más pequeño y porta menos nieve.

También hemos descubierto que nuestra forma de pensar sobre las carreras y su mundo es demasiado parecido. Nos estamos descubriendo.

Llegamos al hotel y con ello damos por finalizado nuestra subida ya que no se le puede llamar carrera. Ha sido un regalo poder estar allí, los 3 juntos, con un día esplendido y un compañerismo pocas veces visto.

Óscar se sorprende de la lealtad que nos tenemos Mery y yo, nunca antes había visto a dos personas correr juntos con tanto respeto el uno por el otro, tan pendientes del compañero, donde si uno no avanza el otro se detiene.

5 horas y 42 minutos es lo que hemos tardado en ascender y descender los 23,43 kilómetros y los casi 4.000 metros de desnivel. En realidad nos lo mismo, de haber sido 4 veces más seguiríamos igual de contentos.

aneto-correrporquesi

En silencio y en Solitud, no en Soledad, observo la montaña y pienso en algo que una vez me dijo un “amigo”:

… y en ese momento, después del esfuerzo de subir, aunque sea en la lejanía, veo otras cimas que dan paso a un horizonte de recuerdos. Y ante mi vista, en un instante, veo correr mi vida por las montañas. Mi vida junto a personas que he querido que formaran parte de ella, que han hecho que sea como soy.

Y así, en un lugar donde paso muchas horas, recuerdo muchas vidas en un instante, que quizás había olvidado pero que jamás he querido perder.  Porqué es bien cierto, no se recuerdan los días, se recuerdan los momentos, los instantes… lo que verdaderamente somos… un abrir y cerrar de ojos… !

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “ANETO EN SOLITUD

  1. Junio de 2013!!
    Un deseo inmenso pasa por mi cabeza…
    Quiero subir al Aneto, pero circunstancias personales no me lo
    Permiten..en ese momento ni puedo imaginar lo que el destino realmente tiene preparado para mi…
    Julio de 2015!!
    Subir al Aneto se a convertido en un sueño y de repente ahí estoy, preparándome para salir a correr por esos increíbles caminos y subir hasta su cima mas alta.. Se hizo realidad y como siempre la realidad supera la ficción ahí estábamos el Equipo Rosa junto a Oscar Pérez q se convierte en nuestro guía y nos deja boquiabiertos con lo q nos cuenta y nos enseña.. Compi como siempre tu crónica es espectacular y explicas perfectamente lo q allí vivimos.. Yo por mi parte agradecer haber vivido esto contigo y compartirlo con Óscar, una vez mas formamos un equipo espectacular y conseguimos disfrutar cada segundo q pasamos allí!! PLENITUD es la primera palabra q pasa por mi cabeza..por todo, por lo conseguido y sobre todo por como lo conseguimos.
    Miles de pensamientos pasaron por mi cabeza en esta aventura y todos bonitos cada día doy gracias por tener la suerte de poder vivir estos sueños pq como dice nuestro “amigo” eso somos Un Abrir y cerrar De Ojos
    Besos desde Baecelona😘😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.