¿ DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE ?

¿ Donde está el límite ?

Recuerdo los años en que mirabas atento y atónito aquellos atletas capaces de correr un maratón. 42 kilómetros y unos pocos metros era algo impensable para cualquiera de nosotros, en general para casi cualquiera.

Todos, si miramos atrás y somos honestos con nosotros mismos, hemos pensado esto alguna vez. 42 kilómetros corriendo sin parar, ¿que locura!

En mi caso, tenía muy cerca el ejemplo de lo duro que era correr a diario y digo a diario porque no hace tanto que estas personas estaban tachadas de locos por correr 10 kilómetros a diario.

Mi tío Anselmo es uno de ellos. Pensando en sus comienzos como corredor habitual recuerdo que yo corría mucho antes que el.  Mi tío entrenaba a diario sus 8 0 10 kilómetros, hacía series de velocidad, hacía fartlek. Yo llevaba muchos años haciéndolo, entrenaba en el C.A.R. (centro de alto rendimiento) de Madrid con uno de los mejores preparadores físicos, entrenaba a diario pero no me gustaba correr. 

Tanto mi tío como yo habíamos vivido el atletismo desde la base, desde que no eramos capaces de correr más de 12 kilómetros, como mucho podríamos plantearnos hacer tiradas largas de 15 kilómetros.

20 años después las cosas han cambiado mucho.

Correr 40 kilómetros es algo que está al alcance de cualquiera que empieza a correr o “por lo menos es sus planes”. Cualquiera puede correr un ultra maratón de 100 kilómetros, incluso yo mismo puede hacerlo. Si yo soy capaz de hacerlo ¿por qué no va a ser capaz mi vecino?

El problema viene cuando los límites los ponemos demasiado lejos, cuando no vemos obstáculos y nuestros límites no tienen fin.

Un frase muy conocida que seguro todos hemos escuchado “no sé dónde está el límite pero sí sé donde no está”, que buena frase !!

Algo tan sencillo como esto ha conseguido vender libros, pulseras, camisetas, gorras, crear clubes. Ha conseguido llevar a muchos a decir “¿ y por qué no?” algo que no se le había ocurrido a nadie antes.

No critico en absoluto al creador de este eslogan, todo lo contrario, nos ha dado a los Españoles donde más nos duele, en el orgullo o mejor dicho “en los cojones”.

Nadie le dice a un español “no tienes huevos a hacerlo”

Su respuesta será automáticamente un “¿cómo que no?” da lo mismo que sean 42 que 150 kilómetros, nadie me dice que no soy capaz de hacerlo.

Efectivamente seremos capaces. Haremos lo que haga falta por ello, compraremos mochilas caras sin saber qué meter en ellas, zapatillas de pronador o supinador sin saber muy bien lo que eso significa, porta dorsales que llevan los profesionales para llevar geles  que me tomaré a mitad de carrera…

Regresando a mi tío Anselmo, se apuntó conmigo a una carrera de 10 kilómetros por media montaña. Algo tan sencillo como correr 10 kilómetros para alguien que está más que acostumbrado, encima en una carrera donde se puede andar, esto es algo sencillo.

Terminamos la carrera. Está claro que es algo sencillo para el, en ningún momento ha sufrido más de la cuenta, en ningún momento ha pensado en abandonar, incluso su tiempo fue de los mejores para su edad.

Pero al terminar me miró y con el temple serio que le caracteriza me dijo “a mi no me esperes en otra de estas”

¿ Qué significa esto? significa que es un apersona cuerda, honesta, un buen deportista que sabe donde están sus límites y sabe que correr en la montaña no es para el. Está claro que podría hacerlo al contrario, podría apuntarse a lo que el quisiera y estoy seguro de su éxito pero la montaña no es lo suyo, las distancias largas no le van o no le apetecen. Sea como sea, el dice que está muy ben corriendo sus 10 kilómetros diarios por asfalto o por caminos. Lleva más de 20 años haciéndolo y le va bien. Por es ahí donde el disfruta.

No necesita grandes retos, no necesita productos caros, no necesita hacerse un tatuaje que diga de lo que es capaz, no necesita llevar su cuerpo al límite.

Lo único que necesita es mirar para atrás y ver que lleva toda la vida haciendo algo que está fuera de modas, de retos, de orgullo, llega toda la vida haciendo algo que le apasiona.

Si fuese de manera inversa, ¿dónde pondría sus límites? haría una carrera de 100 km pero querría más. Haría un maratón de montaña con miles de metros de desnivel pero querría más. Haría carreras de varios días pero querría más. Estoy seguro que podría hacer lo que se propusiera y más a un por “cojones” pero a el lo que más le gusta es correr.

 Lleva toda la vida corriendo.

anselmo lopez

Mi admiración para Anselmo no es por sus triunfos (han sido muchos) es por ser una apasionado del atletismo base, por no seguir modas y por ser realista en fijar sus límites.

Anuncios

Un comentario sobre “¿ DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE ?

  1. Qué verdad has dicho. Anselmo es una persona consciente de sus capacidades, ambos le conocemos, pero sabe cuál es su límite no como otras muchas personas que se atreven a todo y no saben el riesgo que corren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s