4 PÉTALOS DE ROSA

El deporte es especial. 

 

Todos tenemos sueños, metas, ilusiones. Todos queremos conseguir ser eso que un día soñamos que conseguiríamos. La sociedad hoy en día ha posicionado el deporte como un medio muy importante para conseguir esos objetivos, esos sueños.

Vemos a los grandes deportistas realizar hazañas extraordinarias, subir montañas, correr largas distancias, montar en bici durante días seguidos y pensamos ¿por qué yo no voy a poder?

La capacidad del ser humano es ilimitada. Teniendo la preparación adecuada, los conocimientos y los medios para conseguirlo podemos llegar donde imaginemos, donde soñemos.

 

Juan Ribeiro, padre de 2 hijos y con 49 años ya cumplidos es de esos que no quiere estar soñando con lo que puede o no conseguir, Juan es de los que que quiere conseguirlo.

Lleva muchos años entrenando casi a diario conmigo. Correr es el deporte que más le gusta y más satisfacciones le aporta. Hace del deporte su vida y le apasiona hacerlo en compañía de su familia.

Juan es especial para mi. A el le pedí consejo cuando escribí mi libro, confío tanto en su buen criterio que es de esas personas que siempre tienes presente. Lo malo es que el “deportivamente hablando” no piensa lo mismo de sí mismo.

correrporquesi

Estoy convencido que es capaz  de todo lo que se proponga. Seguramente le lleve más tiempo que a otras personas poder conseguirlo, no está tocado con la varita mágica de los grandes deportistas pero precisamente eso es lo que hace que Juan sea mucho más grande que esos que son capaces de corre 100 kilómetros sin despeinarse, porque a Juan le cuesta un poco más pero os aseguro que llega, despacito pero llega.

El pasado sábado fuimos juntos al Ultra de Gredos, ¿queréis saber qué paso? Os dejo su crónica:


 

No sé muy bien, ni cuando ni como me he metido en esta carrera. Supongo que sería Raúl, el que habló de ella. No sé cuando decidí apuntarme, ni por qué. No sé ni cuando, ni como, ni por qué le propuse a mi hijo Dani hacerla. Tampoco sé cuando pensmos ir juntos.

Llevo años corriendo, con altibajos. Unas veces más, otras nada. No estoy dotado para correr. Casi siempre quedo de los últimos en todas las carreras populares. Pero me da igual. Solo sé que cuando corro me siento bien, y esas carreras son un objetivo para entrenarde una manera oprdenada e ir superando a ese rival eterno, tú mismo.

Si sé, que tenía quince años cuando conocí al que se convertiría en mi mejor amigo. Ese que se casaría con la mejor amiga de mi amor.

Sé que hace una semana que recogí del suelo los cuatro pétalos de rosa que se cayeron del ramo que acompañaron a mi amigo al otro mundo.

Los llevé conmigo en la carrera, dentro de la mochila.Cuando el sábado se empezaban a poner las cosas difíciles, cuando el corazón quería salirse del pecho, cuando las piernas ardían, y ya había dado un paso más de los que podía dar, pensaba en los pétalos de rosa, pensaba en Tomy.

Cuando se empinaban las cuestas en el puerto de Candeleda, cuando no parecía llegar la cima de la Mira, cuando el descenso al refugio Victory me parecía un infierno, y pensaba junto a mi hijo Dani, que quien me había mandado a mí meterme allí, y meter allí a mi hijo; me dieron fuerzas para seguir.

Superado el agotamiento, físico y mental, llegamos a los treinta cinco kilómetros de la carrera. Dije a Dani, ya hemos recorrido más distancia de la que nunca hemos hecho.

correrporquesi

A punto de llegar a la mítica distancia del maratón, pedí a mi hijo, que se saltase nuestra promesa de ir juntos hasta el final, y que corriese más que yo, para avisar a mi amor, mi chica, mi compañera, la que siempre me apoya; también en esta locura; de que llegaríamos tarde a casa.

Que también avisase a Raúl, el míster, que llegaría, andando, como fuera pero llegaría. Me había dado cuenta de que llegaría de noche, y quería ahorrárselo a Dani.

Fue un acierto, esos kilómetros que le faltaban los hizo corriendo y se dio cuenta de lo que es capaz. Mientras seguí sólo, troté a ratos. Cuesta abajo no podía, me dolía mucho un dedo y las plantas de los pies, ¿Quién me iba a decir a mí cuando empecé a correr que agradeciese una cuesta arriba, después de llevar cuarenta y tantos kilómetros, para poder correr y sufrir menos.

Si esto no es una prueba de que Raúl, el Míster,  nos ha preparado bien a todos, no sé  cual lo puede ser. También a mí. 

En estos kilómetros tenía claro que iba a ser una experiencia única, muy superior a lo que había imaginado; pero que no la repetiría nunca más.

Llegó la noche, muchos corredores me pasaron, – ni uno sólo dejo de preguntarme si iba bien; son de otra especie –. Y cuando quedaba un kilómetro, apareció una luz de un frontal de frente.

No había ninguna duda, era Raúl. Sabía que vendría a por mí. Nunca abandona a nadie. Nunca abandona, Eso es más importante para él que cualquier carrera, cualquier deporte… Nunca te abandona.

Sin poder casi plantar un pie en el suelo ninguno de los dos, me convenció para trotar hasta la meta. Y entramos como lo que somos, unos campeones. Nada más traspasarla el abrazo de mi hijo, ¿todo bien Dani? Sí genial.Y el de Julito, el de Borja, el beso de Bego – que también corrió- y no sale en las fotos, Ramón, Borja… Qué sensación.

“Que bien estoy”, no me duele nada. Pero me entran dudas, ya no tengo tan claro que no lo vuelva a repetir.

    Han pasado dos días, y ahora tengo todavía más dudas . ¿Lo volveré a repetir?.

Le he pedido a mi amor, que rocíe con laca los pétalos de rosa para que duren siempre,… por si acaso.

correrporquesi

 


 

¿Después de leer historias como esta o como la de Borja y su chica Bego, quién puede pensar que lo más importante del deporte es ser el primero?

“No es lo mismo ser el primero que ser el mejor”

 

Anuncios

4 comentarios sobre “4 PÉTALOS DE ROSA

  1. Mi más sincera enhorabuena! Y magnifico relato…las carreras de trail necesitan de gente como tú, porque estas carreras se corren con el corazón y tú lo tienes muy grande…
    PD: Corrí la larga y seguro que el año que viene, no correrás la corta sino que te apetecerá un viaje más largo e intenso…nos vemos campeón

  2. Bueno Juan poco q decirte, ya sabes q eres un campeon y eso lo demuestras siempre, esta carrera a sacado muchas cosas buenas de cada uno de nosotros y espero q todo esto sea un suma y sigue y continuemos compartiendo nuevos caminos. Un abrazo

  3. Hola Juan!
    lo primero felicitarte pq aunque parezca un tópico solo ponerte debajo del arco de salida ya es ser un campeón!! Me a emocionado muchísimo lo q explicas en todos los sentidos , correr con tu hijo y aún estar sufriendo animarlo a q encontraras sus sensaciones, como hablas de tu pareja de tu amor y llevar esos pétalos de rosa de tu amigo, cada línea q iba leiendo me emocionaba más…
    Enhorabuena por tener la fuerza de llegar a la meta, y que decirte del gesto de mi compañero… vuestro entrenador, si en cada carrera los veo, nunca me e sentido tan protegida corriendo como con él en mi equipo,así q te entiendo cuando dices q sabías q el volvería a buscarte EL ES ASí!!!!!
    Haces bien en guardar esos pétalos nunca se sabe q nos tiene preparado el destino😉 Besossss desde Barcelona!!!! 😘😘😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.