800 KILÓMETROS PARA CONSEGUIRLO

La cuenta atrás llega a su fin. La búsqueda para reconciliarse con el espíritu. 

El momento ha llegado. Es ahora, en pocas horas estaré por un tiempo fuera del alcance de Echelon y de todos vosotros, muchos ya lo sabéis. Cualquier cosa, puede esperar. Esto, ya no. Sed buenos, o malos. I’ll be back.

 

Estas palabras fueron pronunciadas por mi amigo Adrián el día 5 de septiembre, palabras que van a quedar marcadas para siempre.

Teníamos un trato y, desgraciadamente no podrás cumplir. Habíamos pactado que al regresar de tu viaje, serías tú quien escribiese esta entrada. Una crónica sobre tu nueva vida.

Has dejado sobre mí la difícil tarea de escribir una crónica sobre tu Partida.

8 años menos 10 días atrás, nos conocimos. El destino quiso que nuestras vidas se cruzasen. Si algo he aprendido en estos últimos años es que el destino es esa risa caprichosa que se burla de nosotros.

Nos pasamos la vida entera intentando elegir bien nuestras cartas. Pero no nos damos cuenta que la partida que comenzamos un día ya está sentenciada. Jugamos con buenas cartas pero jugamos contra el destino que ejerce de banca y la banca siempre gana.

No voy a describir como eras. No diré como era tu carácter. No contaré nuestros secretos. Eso queda entre nosotros. Simplemente contaré los motivos de tu viaje.

Emprenderías un camino nuevo. De valores, de sensaciones, de vivencias personales. Un punto y aparte entre el Adri que eras y el Adri que querías ser.

Yo te comenté en algunas ocasiones, eso es muy difícil de conseguir ya que tu ya eras lo que querías ser. Pero el ser humano en su conquista de la felicidad necesita un punto de partida y un punto y final.

Decidiste empezar el Camino de Santiago desde aquel punto. Aquel que te pareció que estaba lo suficientemente lejos como para poder encontrarte antes de llegar a su final.

Recorrer más de 800 kilómetros a pie te daría el tiempo necesario  para conseguirlo.

Comentamos que querías sentir el verdadero camino, sentir la soledad que este provoca, sentir que eres tú el que da cada paso y que este paso es por ti, solamente por ti.

Dejarías la comodidad de tu vida para salir en busca de tu nuevo destino. Muchos fuimos los que te intentamos cambiar la idea de hacerlo. Muchos días, muchos kilómetros, muchas horas cargadas de minutos y minutos  cargados de segundos.

Pero como tantas otras veces atrás te posicionaste y no cambiaste tu idea. 

Te acercaste a despedirte de mi un día por la tarde. Ultimando los detalles de tu viaje “especial”.

Puse la cámara en modo automático y nos retratamos junto a Jose. Con un abrazo fuerte y sincero se despidieron dos amigos.

“Pronto nos encontraremos y te hablaré de como me ha ido”

Dolor es lo que sentimos los que te conocimos, los que un día se cruzaron contigo, con ese chico, ese deportista de corazón, amante de las Artes Marciales, amante de la VIDA.

Me pediste palabras de animo y esto fue lo que dejé en tu móvil días antes de tu partida:

” El verdadero propósito de la vida es buscar la felicidad, esto no es algo ya hecho, llegará de nuestras acciones. Para lograrlo tendremos que desarrollar una visión positiva, manteniendo la mente calmada recibiremos fortaleza interna y autoestima.

El sufrimiento es causado por la ignorancia de otros, incluso los animales más salvaje, si les muestras afecto, desarrollarán confianza. 

Aprendamos amigo Adri a vivir puros como el agua de la montaña, sin dejar que la contaminación de nosotros mismos y los que nos rodean perturben nuestra transparencia y belleza”

Llegaste al final del camino, este se convertiría en el principio de tu vida, de tu nueva vida. Sonriente y vivo, feliz de haber conseguido lo que muchos ansiamos encontrar.

Ayer tus amigos de clase nos pusimos de rodillas en tu Tatami, guardamos un minuto de silencio por nuestro amigo pero

te prometo que reiré durante horas recordando tu sonrisa.

adrian ruiz

                Elegiste mi camiseta para despedirte de mi. Nos vemos pronto amigo.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “800 KILÓMETROS PARA CONSEGUIRLO

  1. Siempre estará en nuestro corazón. Cada éxito que consiga en la vida se lo dedicaré a el. Lo único qu alivia mi corazón es su felicidad al conseguir su meta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s