NO PODÍA TENER MEJOR FINAL DE TEMPORADA

 

Este fin de semana hemos estado en Valencia pero el Equipo Rosa ha sufrido un par de modificaciones. La primera es que hemos sido un trío, nuestro amigo Carlos se unía al rosa para acompañarnos en esta carrera.

La segunda es que el color de nuestras camisetas sufriría un cambio, pasaríamos al color negro en homenaje a mi amigo Adrián, tristemente fallecido. 

Le pedí a Carlos, “Carlins” que redactara la carrera a través de sus ojos, ahí va:

 

 

Media Maratón con 1.000 m de desnivel positivo. Carrera rompepiernas y exigente, con terreno humedecido por el ambiente y la niebla matinal y zonas técnicas, en las que se mezcla pista con senderos.  Así podría resumir la carrera que hicimos  el sábado pero me dejaría fuera todo el sentimiento y experiencia que en ella viví.

Todo comienza cuando Raúl me comenta que si quiero hacer una carrera con él y con Mery, el equiporosa. Por supuesto, hay que estar loco para decir que no!!!!. Ups, lo he vuelto a hacer, contestar sin pensar.  Joder tío, son el equiporosa, esta pareja va muy fuerte.

Comienzan mis dudas pero porque estoy enfrascado en otros líos no lo pienso mucho y llega el día previo.

Prepara la maleta y salgo de Albacete en busca de mis amigos. Mientras espero, me doy cuenta de lo nervioso y emocionado que estoy. Por fin voy a volver a ver a Mery y a conocerla. Esta historia podría dar para otra crónica pero esta vez nos la quedamos para nosotros.

Efectivamente, mi pequeñaquijote supera mis expectativas. También es verdad que siendo compañera de Raúl no podría ser menos. Y de repente, te das cuenta, sin quererlo, que te has visto envuelto por el ambiente rosa que  generan.

Cenamos, nos confesamos cosillas, planeamos un poco los horarios del día siguiente y, al parecer como siempre, van pasando casualidades bonitas.

Noche horrible sin dormir. Los lugareños habían programado una verbena al lado del hotel. No dormí más de dos horas y a raticos, eso si, me sé todo el repertorio de canciones de verbena de la costa. Hasta pensé bajar a tomarme algo con ellos!!.

Suena el despertador, me levanto con una sonrisa y con nervios. Me preparo y bajamos a desayunar, Mery nos espera abajo. Salimos dirección a la carrera. Llegamos a Xeraco y observamos que no hay nadie, ni ambiente, ni corredores ni nada.

Raúl habla con la policía local y comentan que la salida es el pueblo de al lado. Salimos escopetados hacia Xeresa, vamos muy pillados de tiempo.

Comentan que esto está empezando a ser normal en ellos!! Jajajajajaja. De correprisas cogemos el dorsal y terminamos de prepararnos mientras vamos corriendo hacia la salida.

¿No querías calentar, Raúl?. Abrazos de última hora, sonrisas de complicidad entre ellos dos y, cuando me doy cuenta estamos en la parte delantera de la salida!!! No pinta bien. Yo suelo salir siempre por la zona de atrás pero, en fin, soy su invitado y me tengo que adaptar, aunque me hace pensar que no va a ser una carrera normal.

SALIDAAAAA. Efectivamente, no va a ser normal. El primer medio kilómetro lo hacemos por dentro del pueblo, dando una vuelta para pasar otra vez por meta. Me resulta raro hasta que entiendo que lo hacen para que la gente del pueblo nos vea y nos animen. Bonito gesto.

Salimos del pueblo, cruzamos un túnel y cogemos una pista que ya comienza a ascender. Intento estar a su altura, no dejarles ni un metro. Cuando me doy cuenta, vamos los tres en paralelo por la pista. Lo único que pienso es “joder qué ritmo me llevan la pareja”.

Me siento un privilegiado de ir con ellos. Vamos aprieta, no dejes”. Plas!!!! Tropezón, ruedo como una croqueta y para arriba. Venga, no pasa nada, seguimos.

Raúl y Mery se preocupan, le quito importancia, continuamos. En ese momento, Raúl pasa a ejercer de guía psicológico. Me corrige la pisada, la postura y el pensamiento. Mery sigue su ritmo constante de subida. Joder cómo sube mi pequeñaquijote.

Llegamos a un giro y comienza la senda. Aumenta el desnivel. Voy respaldado. Delante Mery, detrás Raúl. Seguimos con un ritmo alto para mi. De hecho, en un momento concreto les pido que sigan, que no puedo seguir así.

Mi respiración va disparada desde el principio, cosa que me suele pasar últimamente y el tobillo no está respondiendo mal del todo pero tampoco me deja ir cómodo. No estoy terminado de disfrutar.

Voy pensando más en mi tobillo y en no fallarles que en otra cosa. En ese momento, Raúl me hace mirar el paisaje y Mery me lanza una sonrisa. Todo vuelve un poco a la calma. Sin darme cuenta hemos terminado la senda y estamos en pista ya trotando

Entre unas cosas y otras, llegamos al primer avituallamiento. Miro el reloj y veo que vamos muy rápidos. Me encuentro a un compañero de Albacete. Qué alegría, le deseo que lo pase bien y continuamos.

Seguimos por pista ascendiendo. Las cintas de marcaje son rosas (qué sorpresa!!). Vamos los tres en paralelo por la pista y pienso “parecemos una brocha pintado el recorrido y la montaña valenciana”.

Sigo con los pelos de puntas desde la salida. No sé que tendrán estos chicos pero generan una sensación increíble. Me fijo en lo pendiente que están entre ellos, conmigo, con el resto de participantes y nunca bajan el ritmo.

De repente Raúl comenta “Mery, empezamos a descontar. Ya estamos en nuestro sitio”.

Espera, cómo??. Ya hemos hecho la mitad del recorrido?? Se me ha pasado muy rápido, ni me lo esperaba. De repente recuerdo el perfil de la prueba. Empezamos a bajar desde aquí y después una subida bestial. Pues vamos para allá.

Llegamos al avituallamiento del km 12, el cual decidimos saltárnoslo. Comentamos que tenemos que tenerlo en cuenta, que ya o hay ninguno hasta la meta.

Cambiamos pista por senda. Joder qué bonita es. Qué técnica y que dura. Mis piernas, sobretodo los cuádriceps ya van tocados. Me acuerdo del entreno del jueves (nota mental.- semana de carrera, último entreno el miércoles).

Voy notando el tiempo que llevo sin aparecer por la montaña. Mery y Raúl me hacen ponerme delante, que marque yo el ritmo y allá que me lanzo, me acuerdo de mi compañera de montaña, esta senda le encantaría. El sitio por el que transcurre la senda es muy bonito. Hace una humedad altísima y de vez en cuando entramos en bolsas de calor. Importantísimo hidratarnos.

Terminamos senda, cogemos pista de nuevo y Raúl me hace que marque ritmo. Es mi terreno, llano, buena pista, soy asfaltero. Baja el ritmo que Mery sufre un poco aquí. Nos adaptamos y cogemos una senda nueva. Kilómetro 16,5. Comienza el último ascenso. Raúl se pone delante.

La subida en durísima. Al menos a mí me lo parece. Mucho desnivel en poco espacio. Senda muy estrecha y, de repente muchísima gente. Nos han mezclado a los del ultra y la maratón, los senderista y los de la media maratón.

Me enfado, mucho. Por la desorganización de estar todos ahí mezclados. Están todos los colores del marcaje de las diferente carreras.

Llevo a Mery detrás que no para de mirarla para ver cómo va. Me pide agua ya que ella se ha quedado sin ella. ¿Cómo no voy a darle todo lo que me queda a ésta preciosidad de persona? Y si no tuviera, la buscaba.

Llegamos a la cima. Raúl nos está esperando, el descanso de estos días y la buena alimentación ha sido crucial para que se recupere de sus lesiones. Llevo 4 km con un piedra dentro de la zapatilla y no puedo más. Le pido a Mery que continúe, que ya los alcanzaré. Al quitarme la zapatilla veo que las medias están rotas y los dedos empiezan a salir. Me da por reírme. Venga, continuamos.

Ahora los estoy viendo desde atrás y da un verdadero  placer verles correr. Es especial. Ese pensamiento me hace apretarme y no bajar el ritmo.

Comenzamos la última bajada. Me están esperando, nos volvemos a unir y seguimos pintando de rosa el paisaje. Color especial donde los hay por varios motivos.

Ha sucedido algo que Raúl marca como ESPECTACULAR, Mery ha decidido dejar pasar a sus dos rivales directas que hasta ese momento iban detrás de nosotros y completamente controladas.

¿Su motivo?  entrar los 3 de la mano por la línea de meta. Somos un equipo dicen, lo demás no tiene ninguna importancia.

Podía haber quedado primera de la carrera, primera de su categoría pero ha decidido dejar pasar a esas dos chicas que la miraban extrañadas por ello. ¿querías saber por qué esta pareja es tan especial? ahí lo tenéis, siempre son un equipo. 

Atravesamos el túnel del principio y llegamos a  Xeresa. Los tres cogidos de la mano. Una sonrisa enorme en nuestros rostros y nos está esperado la gente del pueblo y un enorme 43 en el control de tiempo. Todo lo que envuelve a esta pareja es especial.

equipo rosa

Cruzamos la meta y nos fundimos en un abrazo enorme los tres. Lo único que puedo pensar es “qué afortunado me siento de conocer a estos dos. Qué carrera tan bonita me han hecho pasar. Lástima que se acabe…….pero joder cómo me habéis estrujado!!! Jajajaja.”

Resumen, NO PODÍA TENER MEJOR FINAL DE TEMPORADA.

Lástima el tener que separarnos. Pero sé, que nos volveremos a ver…….muy temprano.

equipo rosa

Para ellos la carrera no ha terminado, pues para poder estar más tiempo con sus familias tienen que seguir corriendo. Sin comer, sin apenas tiempo de asearse un poco, vuelan camino de Madrid para que Mery pueda coger su tren.

Su comida sería unos geles y unas mandarinas en el coche. Todos al terminar pueden descansar y pensar en lo sucedido pero ellos sacrifican todo por estar junto a los suyos el mayor tiempo posible.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “NO PODÍA TENER MEJOR FINAL DE TEMPORADA

  1. Gracias Carlos por esta bonita entrada, es genial poder leerlo desde tus pensamientos. Este reencuentro entre los tres y el poder por fin verte, abrazarte, ponerte voz real a sido fantástico pq sin duda tú también as superado mis expectativas. Desde el mimuto uno todo fue especial entre los tres, toda esa complicidad q sabíamos q existía se confirmaba desde el primer momento.Pequeños detalles q puedan pasar desapercibidos q para mí son importantísimos.Todo a pasado muy rápido incluso la carrera aun siendo dura pero todos esos momentos quedan para siempre pq han sido muy especiales. Un día nuestros caminos y nuestras vidas se cruzaron en La Quixote Legend y desde entonces algo nos a ido uniendo cada vez más! Salimos los tres de esa meta felices con un único deseo “Disfrutar” y de eso el Equipo Rosa sabe mucho y eso hicimos vivir esas 2 Horas 43 minutos intensamente, no entraba en mi cabeza otra imagen q la q tenemos entrando los tres juntos agarrados de la mano y los corazones saliéndonos del pecho Felices de lo q los tres juntos hemos conseguido y poder darnos ese abrazo final q te hace sentir tan vivo.El resto no importa nada a nosotros nos hace felices ser un equipo un equipo en todos los sentidos y tú formaste parte desde el primer momento. Raúl es mi entrenador mi compañero y solo una mirada o un gesto sé que tengo q hacer y cómo hacerlo el cuida de mí y el Sábado pudiste sentir eso de lo q yo te hablo cuando digo q es el mejor!!! Gracias a los dos por esos momentos q me han echo ser como tú dices “Asquerosamente Feliz” Besos Desde Barcelona 😘😘😘

  2. 16 horas increibles!!!!! Y sentimientos y sensaciones que no se pueden ni escribir ni transmitir. Esos me los quedo en mi pequño cajón de la felicidad para disfrutarlos cuando lo necesite o quiera. De verdad, increible lo vivido y sentido. Deseando volver a veros, pequeñosquijotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.