MARXA DELS CASTELLS

Dicen que con el paso de los años, nos hacemos más selectivos.

 

Precisamente es lo que me pasa con las carreras.

Alfalto, montaña, caminos, alta montaña… cada prueba tiene algo especial, algo que hace que nos apetezca correr, algo que nos llama la atención.

Personalmente prefiero la montaña. Tiene algo especial, algo que me llena, algo que me permite estar durante horas corriendo. Soy corredor pasional, necesito pasión para poder correr, necesito sentir para poder correr.

Cuando busco entra las miles de carreras que hay en España, intento elegir la más apropiada. Intento elegir un municipio que me permita llegar de una manera rápida y sin muchos trasbordos. Que tenga buena comunicación y que no me suponga un día entero llegar a el.

No siempre son las carreras más populares o prestigiosas, no siempre son las más multitudinarias pero he llegado a una conclusión después de largos años de competiciones.

“Las mejores carreras son las que se organizan con cariño”

Este fin de semana hemos estado en Lleida. 55 kilómetros en un recorrido circular con salida y llegada desde la universidad de Cervera.

Desde el pueblo ha visto crecer a Marc Márquez, comenzamos la XVII carrera/marxa dels Catells.

Mi segunda vez en esta prueba. Hace dos años me dejé caer por sus campos verdes y su magnifica gente. Entonces lo único que quería era correr rápido, correr, sin más.

Esta vez y en compañía de Mery, quería disfrutar de una de las mejores pruebas en las que he estado. Su recorrido está bien, es entretenido, quizás algo pesado para nosotros, pues es la montaña la que nos tira pero lo mejor de esta prueba lo ponen las personas que la forman.

Se desviven por intentar y, en este caso, conseguir, que cada uno de las 3.000 corredores y marchadores que allí estábamos, fuésemos protagonistas.

Servicios, voluntarios, recorrido, señalización, simpatía, amabilidad, puntualidad y seguridad, todo con un enorme DIEZ. Pero sin duda, lo que más me llamó la atención hace dos años y por ello este año no me podía permitir perderme, son sus avituallamientos.

Cuando he hablado de ello entre mis conocidos, siempre me he quedado corto, porque no es lo mismo contarlo que vivirlo.

Toda la comida que uno puede soñar, la tienen sobre sus 5 controles. Cargados de TODO, fruta, bebidas, dulces están entre sus muchos productos pero a todo esto, hay que añadir que cuando llegas a la mitad de la prueba, un montón de mujeres y hombres te están esperando sonrientes para decirte,

¿QUÉ QUIERES COMER?

4cf09a49-98a5-4e62-a0fe-0ff56eae004f

Cómo si de una boda se tratase, te ves rodeado de mesas repletas de comida. Separadas estas, por los diferentes tipos de alimentos que nos encontramos.

Con un enorme cartel en la entrada que te describe el menú del día.

99e7fd6f-f34a-4992-97aa-80852ea81908

Caldo casero, bocadillos de bacon o butifarra acompañada de queso. Esto da paso a la debida refrescante para acompañar el generoso bocata. Saltamos de mesa en busca de aceite de oliva para el pan y unos porrones de vino para poder regarlo.

f902a89f-60d3-4813-9df4-bb912f7a75bc

Llegas a la mesa de los postres donde encuentras donuts a patadas, croissant de chocolate o azúcar, dulces de diferentes clases con chocolate caliente para que entre mejor, terrones de azúcar, miel, infusiones, té.

0e0e82dc-f55c-41cb-a8db-7be7e2b855e8

Y si ves que te quedas con ganas de más o crees que necesitas algo para que todo se siente y poder seguir corriendo, ya casi en la salida del pabellón, te encuentras con la última mesa con licores.

e3effb13-9304-49f8-ad24-a41d4ffba21c

Pocas veces, quizás ninguna, he experimentado la sensación de comerme un bocata hecho con tanto cariño, mientras me ponen Reflex sobre mi rodilla lesionada y dolorida.

Pensamos, ¿a quién le apetece seguir corriendo después de todo esto?

Pues la respuesta es fácil, a todo el mundo porque unos pocos kilómetros más adelante nos vamos a encontrar con otros 2 avituallamientos cargadísimos.

Llegamos al penúltimo control y una mujer me mira, me dice que se acuerda de mi, del “Madrileño”, me encantó verla. Unos pocos kilómetros más tarde y ya en el último control, otra sorpresa. Dos mujeres que nos ofrecen agua y dulces resulta que habían vivido a unas calles de mi trabajo. Con un “ya nos veremos” seguimos nuestro camino.

Ya en Cervera, después de 55 kilómetros recorriendo sus caminos, pensamos en lo sucedido. Una carrera sin premios con forma de trofeos pero una carrera sorprendente, cargada de buenas personas que crean en todos los que allí hemos estado, unos momentos impresionantes.

cervera.55k

 

Anuncios

Un comentario sobre “MARXA DELS CASTELLS

  1. Sin mucho más q añadir, una vez más el equipo rosa fuimos felices corriendo!!! Gracias por el trato de todas esas maravillosas personas!!! Siempre volveré a Cervera / Lleida con mucho cariño gracias a La Marxa Dels Castells.
    Besos desde Barcelona💋💋

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s