NOS GUSTA EL PELIGRO

Nuestras ansias de superación y de buscar emociones fuertes nos llevan a encontrarnos en situaciones complicadas en muchos casos, e incluso a ponernos cara cara con la muerte.

Los accidentes son accidentes.

El gran problema es que buscamos el peligro, buscamos el riesgo innecesario, buscamos meternos en líos, ¿qué pretendemos con ello?

Soy un corredor experimentado y, he practicado creo, casi todo los deportes, muchos de ellos me han puesto los pelos de punta, llevando mi nivel de adrenalina a los topes pero aún así sigo pensando que no tiene sentido ir en busca del peligro.

Puedes poner tu cuerpo al límite de muchas formas pero esto no es lo que te produce ese placer tan extraño que solo conocemos y experimentamos los deportistas.

Las grandes emociones se generan en nuestro cerebro, del mismo modo que nos las proporcionan un atracón de chocolate. Puede parecer que no tiene comparación pero en realidad es así, sencillo, nuestro cerebro se emociona y se alimenta de estas cosas.

Como decía, los accidentes, accidentes son y no podemos tener control sobre ello. Tan solo han pasado unos días de la trágica muerte de un corredor Leonés entrenando en Peña Ubiña y pocos días más tarde otro gran atleta perdió la vida mientras competía en Italia, en la popular Maratona del Cielo.

Llorar la muerte de alguien te cambia la vida. Tu vida tal y como la conoces deja des ser vida para ser un mundo de recuerdos y de llantos. Todos los que hemos perdido algún ser querido, sea practicando deporte o de cualquier otro modo, sabemos que la vida es demasiado valiosa como para exponernos tanto.

No se trata de quedarnos en casa, metidos entre algodones para que nada nos suceda, tampoco de volverse loco y vivir al máximo ya que la vida no funciona así.

No pienso dar lecciones a nadie de cómo tiene que vivir su vida o dónde encontrar sus emociones fuertes ya que cada cual tiene que decidir por sí mismo cómo vivir. Del mismo modo que no quiero que nadie me diga cómo vivir la mía.

Pero una cosa está clara, esta vida es preciosa para desperdiciarla. Por ello esta entrada de hoy no es más que una llamada de atención a esos organizadores que se vuelven locos buscando el máximo riesgo para los corredores, intentando que sus carreras sean las más llamativas del circuito sin pensar en que la muerte nos puede estar acechando detrás de aquella roca.

También es una llamada de atención a ti, a ese loco sin conocimiento que cree que su vida es solamente suya y que los que nos quedamos aquí, no lloraremos su perdida y cambiaremos nuestras vidas por que un día quiso ser más valiente que el resto.

 

 

“No merece la pena vivir si no te sientes vivo” pero vive con respeto a la vida porque las emociones fuertes se encuentran en los lugares más sencillos.

correrporquesi

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.