VIVIR Y ENTRENAR CON MENOS CARNE

Más entrenamiento, mejor alimentación.

 

Podría usar este encabezado para definir una planificación deportiva pero en realidad a lo que me refiero es a la manera de vivir.

Cuando empecé en noviembre con la pretemporada para el 2017, tenía varios aspectos fundamentales que quería tener como cabecera.

Mejorar mi alimentación y aumentar mis entrenamientos diarios. 

Principalmente quería mejorar mi alimentación. Siempre he comido de una manera muy adecuada pero como la mayoría de los Europeos, el consumo de carne era “para mi parecer” elevado.

No quiero hacerme Vegetariano, tampoco Vegano, sencillamente quiero comer menos cantidad de carne.

Quería basar mi alimentación en “Verduras”, “Legumbres” y “Frutas” y completar mi dieta con pescado, pastas. No suelo tomar leche e ingiero muy pocas grasas saturadas.

Al eliminar de mi dieta la carne, eliminaría un pilar importante en cuanto a energía se refiere, y además, hacerlo durante mi pretemporada, donde el número de horas semanales de entrenamiento aumenta notablemente podría presentarse un problema.

He de decir que no he dejado de comer carne  pero he reducido su ingesta a una o dos veces a la semana, como regla general, pollo.

Durante los meses de noviembre la falta de energía procedente de la carne y la mayor cantidad de horas entrenando hizo que perdiera peso, algo con lo que contaba. También sabía que este peso no se regularizaría hasta pasados varios meses. Quería que el peso aumentara justo en las semanas que haría el trabajo de fuerza.

Así ha sido, durante las dos semanas que tengo un trabajo específico de fuerza, sobre todo para el tren inferior, mi peso ha incrementado en 1,8 kilos.

Durante estos meses de sobreentrenamiento y de mejor alimentación, he tenido días buenos y días malos, en cuanto a resultados físicos se refiere (entrenamiento), ver cómo no estás al 100% durante la carreras o durante los entrenos en sala cuesta asimilarlo pero si confías en el trabajo y la planificación, las resultados tarde o temprano aparecen.

Hablando de la carne, he de decir que reducir su ingesta me está beneficiando enormemente. Me siento mejor alimentado, mis digestiones son más cortas, no noto la carencia de energía para nada y eso que muchos entrenadores la relacionan directamente con mejores resultados.

Por no hablar de “bajo mis pensamientos y creencias” la directa relación que existe con una mejor alimentación y el riesgo de Cáncer. 

Creo enormemente que una alimentación basada en verduras y legumbres disminuye el riesgo de sufrir Cáncer y, si a esto le sumamos una actividad deportiva diaria, el riesgo se sitúa en niveles muy bajos. Pero como digo, son mis pensamientos, basados en teorías propias y en estudios a los que les doy la máxima credibilidad.

Compañeros, amigos y alumnos me preguntan sobre mi alimentación, “si eliminas la carne, ¿qué comes?” y es que estamos tan acostumbrados a ingerir carne que su falta parece hacer imposible una dieta completa.

Os pondré un ejemplo sobre mi desayuno y una cena.

Desayuno: mi gran clásico, Tortas de Avena. Para la base de las tortitas, uso huevo, harina de avena y agua. Suelo acompañarlas con miel y fruta.

La miel siempre la uso, además de una manera muy generosa. La fruta la cambio, usando entre mis predilectos el kiwi, plátano y la piña.

entrenar sin comer carne

entrenar sin comer carne

Se tarda 7 minutos en hacerlas y 3 en recogerlo, por lo que no se puede usar la excusa de “no tengo tiempo”, o “me levanto muy temprano”. Yo también me levanto temprano y tengo tiempo para hacerlo.

Cenas: generalmente verdura, pescado y habitualmente, caldo. Para hacerlo más apetitoso no me corto en usar algún condimento. Para este ejemplo os enseño mi cena del jueves. Espárragos blancos y Tostas de salmón ahumado con canónigos y tomate cherry. Un poco de mayonesa lihgt. El pan es integral y de vez en cuando suelo añadir una base de queso light para untar.

unnamed

entrenar sin comer carne

entrenar sin comer carne

Nadie puede negar que tiene una pinta estupenda !! además, duermo mejor con cenas más ligeras.

He empezado diciendo que no quiero ser Vegetariano y tampoco Vegano y me reitero. No he dejado de consumir carne y creo que no lo haré nunca pero las cantidades a día de hoy son mínimas y con el tiempo las bajaré aún más.

Y para aquellos que tenéis hijos pequeños, sabéis que comer de vez en cuando una hamburguesa en un Burguer es algo que no podemos dejar de hacer, por lo menos hasta que eliminen los juguetes que dan de regalo o hasta que mi hijo crezca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.