DEDICACIÓN Y AMOR POR LA MONTAÑA

Hoy he querido tomarme un ratito para poder escribir una crónica personal ya que últimamente solo he escrito sobre temas nada relacionados directamente conmigo o mis sensaciones y eso no ha sido por otro motivo que por la falta de motivación.

En estos últimos meses me he sentido como nunca antes me había sentido.

Llegaba a casa después de una carrera con la sensación de haber ido a perder la mañana.

Levantarme a las 6 de la mañana para ir a pruebas que fuera de opinar si están bien o mal organizadas ya que eso es criterio de cada uno, me he sentido que no me habían aportado nada, ni si quiera las conversaciones con otros corredores fluían como tantas veces antes.

Llegaba a casa pensando que cualquier domingo corriendo con mis amigos al lado de casa había sido más entretenido y productivo que lo que he estado haciendo últimamente.

Quizás el condicionante sea que por mi trabajo como “Tester” para varias marcas deportivas estaba siendo más una obligación ir a correr que un hobby. Pocas veces he mirado el número de pruebas que he realizado y estos últimos meses me he paseado por mi blog en busca del número aproximado de carreras. Quizás fuese en busca de un motivo para decir que más de 120 pruebas ya son más que suficientes.

Pero mi cabeza no me dejaba pensar en abandonar algo que no solo me encanta, sino que además me hace tanto bien y es que correr es deporte y yo amo el deporte.

Quería seguir intentando reencontrar la pasión que le pongo cada vez que suena el despertador y dejo a mi familia para ir a una carrera y en Becerril de la Sierra lo he vuelto a encontrar.

Carrera de montaña Trébol Trail 

Organizada por un club auténtico, de los de toda la vida, montañeros, corredores, deportistas y por encima de todo, muy comprometidos.

El Club TODOVERTICAL es uno de los mejores ejemplos que hay en Madrid de dedicación desinteresada a los hombres y mujeres que aman y viven la montaña.

Con casi 12 años de vida y un montón de proyectos a la espalda, destaca en el panorama madrileño por ser un club con una vertiente solidaria, muy ecologista y preocupada por la divulgación como herramienta de conservación del medio ambiente, pero también por su apoyo a los deportistas.

Involucrados al 100% con la infancia.
La Escuela Junior del Club es la única de su categoría en toda la Comunidad de Madrid, que en el curso 2017/2018 cumple ya su 9º año de andadura.

Es un programa anual de actividades en montaña muy completo para niños de 9 a 16 años y en el año 2014 iniciaron la ESCUELA BABY, novedoso proyecto brinda la oportunidad de familiarizar a niños, con edades comprendidas entre los 5 y 8 años, e introducirles en el mundo de la montaña.

Desde su nacimiento a finales del año 2006 no han parado de ver como se incrementaba el número de socios, de los 34 que comenzaron a día de hoy son casi 800 miembros federados.

Con el buen gusto por lo auténtico montaron este pasado domingo lo que ya es su cuarta edición, la carrera TRÉBOL TRAIL.

Un estupendo recorrido por las faldas de la sierra Madrileña que tanto me gusta y que siempre llevo en mi corazón ya que mi hermano es “guardián” desde el techo de Madrid.

Nos juntamos 500 corredores (tope permitido) detrás de un arco de meta donde lo que llamaba la atención era el gran número de voluntarios al rededor nuestro y si algo he podido comprobar durante estos últimos años corriendo por muchos lugares de España es que, donde hay un gran número de voluntarios, hay una gran carrera.

Y efectivamente así fue. Una carrera simplemente perfecta donde el que quiso ir rápido pudo hacerlo ya que  los primeros clasificados entraron en meta con un tiempo de 1 hora 28 minutos:

 

 Antonio Martínez
Guillermo Ramos
José Antonio Bellido

 

 

 

 

 

El primer puesto femenino detuvo el crono en 1 hora 40 minutos:

Paula Cabrerizo
Soraya Gómez
Marta Pérez

 

 

 

 

 

 

Es cierto que la montaña lo puso fácil para que el recorrido fuese precioso, las vistas de la Bola del Mundo y la Maliciosa lo hicieron aún más. Sus cumbres son espectaculares en cualquier época del año pero verlas repletas de nieve hace que te quites el sombrero.

Hay que estar muy metido en la carrera para no detenerte cada pocos pasos para admirar su majestuosidad.

Por suerte para mi esta no era mi situación ya que estaba tan embelesado con el paisaje que de lo que menos me preocupé fue de correr o mejor dicho, de correr rápido. Estaba cansado en los últimos meses de ir mirando el suelo que lo que menos me apetecía era otra carrera similar.

Sobre el recorrido he de decir que se adaptaba bastante a mi manera de correr, otra razón que incrementaba mi disfrute.

Subidas corribles y bajadas rápidas y sin demasiados llanos, ya he tenido bastante pista en las últimas pruebas.

Perfectamente controlada por YouEvent algo que hacía que sintieras que en todo momento estabas dentro de una carrera, con control absoluto de todos los participantes, además de poder seguir la carrera en vivo mediante el chip y los numerosos controles que íbamos encontrando durante todo el recorrido.

He de decir que gran parte del mérito de mis buenas sensaciones la hicieron posibles mis grandes compañeros de carreras. Ramón y Tomás con los que pude correr todo el recorrido hicieron que apenas mirase el reloj y entrase por debajo del arco con una gran sonrisa inundando mi cara.

Mientras esperábamos a Juan C y a Sergio C. pudimos inflarnos literalmente, a comer. Paella, normal y espacial sin carne, además pensada en aquellos que sufren alergias, cerveza, empanadas y un multitudinario banquete que no se terminaba nunca. Habían traído especialmente a un reconocido cocinero de un pueblo cercano junto a su equipo para avituallarnos como Dios manda.

Una estupenda bolsa del corredor ponía el broche a una mañana perfecta. La verdad es que el día acompañó y se notó en todos los corredores ya que la agradable temperatura sumada al buen ambiente y al festín gastronómico hizo que nos costas marcharnos.

Me quedo con todo de este día, no solo por la estupenda organización sino porque he podido disfrutar junto a buenos amigos de lo que me apasiona, he vuelto a reencontrar las ganas de seguir participando en carreras y eventos ya que mis últimos pensamientos se limitaban a probar y testar los nuevos productos fuera de carrera y para mi, no es lo mismo probar a conciencia un material si no es en pruebas reales y con sensaciones reales.

Quizás por eso las marcas con las que trabajo siempre me dicen que encuentro argumentos diferentes a los productos nuevos más allá de si están bien o no y esto es porque me junto a corredores reales, escucho y genero conversaciones reales durante las carreras y de ahí poder llevar a los diseñadores pruebas reales y fehacientes de por qué un producto necesita mejoras o es perfecto.

Parece mentira como una carrera te puede condicionar tanto. Puede hacer que tengas ganas de otras muchas más o de pensártelo antes de ir a la siguiente.

Por suerte tengo un grupo de estupendos amigos y corredores que hacen que por muy buena o mala que sea una carrera siempre tenga ganas de salir con ellos,  hacer unos kilómetros y tomar un café en la mejor de las compañías, “gracias chicos”.

Por otro lado, algo pasa con ese 43 que lo condiciona todo y es que allí tan cerca como estábamos de Peñalara, la presencia de mi hermano se dejaba notar y cuando él aparece, TODO CAMBIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.