EFICIENCIA DEPORTIVA

Nos obcecamos tanto en correr con el fin de mejorar que dejamos de lado las verdaderas necesidades.

Correr no es solo correr. Damos por hecho que para correr rápido o durante mucho tiempo, lo único que necesita nuestra cuerpo es correr y, esto no es correcto.

Quizás estos pensamientos tan simples estén ligados a una falta de ideas básicas sobre biomecánica, movimiento y como este se genera. El movimiento es creado por los músculos y muchos “deportistas” no los trabajan, tan solo los utilizan.

La carrera no es solo la capacidad que nuestro corazón tenga ya que este puede ser una máquina bien engrasada pero no se corre tan solo con él, puede que tengas una “patata” muy fuerte pero si tus músculos no le acompañan nunca conseguirás mejorar.

Obviamente el movimiento repetitivo que produce la carrera también produce un aumento de la masa muscular pero un músculo necesita además de una alimentación adecuada y apropiada al deporte practicado, un trabajo de fuerza que le ayude a generar la hipertrofia suficiente como para aguantar las necesidades de la carrera.

Estas necesidades cada vez son más exigentes ya que las carreras actuales son mucho más largas y duras ya que todo nos parece poco.

Otro factor sumamente importante y a tener muy en cuenta es la edad ya que la masa y la movilidad muscular se pierde con el paso de los años. Esta pérdida se puede ralentizar con  trabajo adecuado de fuerza/resistencia.

En la búsqueda de grandes objetivos se pierde la base y es por ello que nunca se llegará a ser un buen deportista sin aplicar este principio básico.

En esa búsqueda también se encuentran los grandes fracasos deportivos y estos van ligados a un deterioro físico acompañado en muchas ocasiones por lesiones.

Dicho esto, lo más sensato sería hacer un cambio de estrategia en la planificación deportiva y darle al trabajo de fuerza el tiempo y el esfuerzo necesario. La manera correcta sería rebajar el número de horas de carrera y aportarlo al trabajo de fuerza.

No hay un porcentaje adecuado al que poder recurrir ya que este dependerá del tipo de deportista, sus características, su tiempo de entrenamiento semanal y sobre todo el tipo de deporte que se practique.

Según veo el nivel deportivo popular actual, personalmente me decantaría por dedicarle un 60% para el trabajo de fuerza y un 40% para la carrera pero como os comento, esto dependerá de muchos factores.

Una cosa está clara y es innegable, los entrenamientos y las planificaciones populares que no son reguladas por profesionales, están perdiendo sentido al mismo tiempo que eficiencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.