Futuro inmediato de gimnasios y cadenas deportivas.

Se estipula que ente el 20 y el 25% de los negocios abiertos actualmente, cerrarán sus puertas para siempre

Todos los medidos de comunicación y responsables de centros y cadenas deportivas comentan que aquellos que sean capaces de superar esta crisis, saldrán reforzados.

Antes de continuar y adentrarnos en un futuro cercano sobre la vida y continuidad de los centros deportivos, es conveniente que entendamos que los gimnasio y centros deportivos, hace ya tiempo que fueron segmentados en diferentes categorías.

Los conocidos como gimnasios se quedaron un paso atrás con respecto a la “superindustria” deportiva (económicamente hablando). Llegaron las grandes cadenas y con ellas llegó el cambio. Este cambio ha sido interno ya que la filosofía deportiva sigue siendo la misma.

Es necesario dejar claro que el deporte es el deporte y por muchos cambios y evoluciones que pueda sufrir, siempre será deporte.

Es por ello que la crisis del Covid-19 no afectará a todos los segmentos deportivos de igual manera pese a que muchos intenten hacer creer que si.

Me gustaría dejar claro que todos hablamos ahora mismo por hablar ya que mientras el Gobierno no ponga encima de la mesa las medidas reales y definitivas sobre nuestro sector, lo único que podemos hacer es conjeturar.
Aún así, podemos tratar el tema que nos concierne de una manera sencilla y objetiva, buscando lo que puede acontecer nuestro futuro inmediato. Por ello, voy a tratar ciertos aspectos en los que podemos estar casi seguros:

  • Clases colectivas.
    Partiendo de la base de que no se podrá garantizar las medidas exigidas por Sanidad, será muy complicado impartir una clase colectiva. A esto se suma que el número de usuarios que estén dispuestos a estar cerca e incluso pegados los unos a los otros durante una clase tipo aeróbic, bodypum, zumba, etc.

En este punto, los que tomarán la ventaja serán los gimnasios o centros de dimensiones más pequeñas ya que por regla general, las clases no suelen estar demasiado masificadas y será sencillo plantear nuevas coreografías en las que mantener la distancia de seguridad personal, será mucho más sencillo.

Se puede entender que para un centro de mayor tamaño, esta reducción en el número de usuarios, podrá ser perfectamente afrontada pero tiene un añadido económico detrás y es que una reducción del número de socios conlleva un menor ingreso económico, el cual será más sencillo de soportar por un centro con una menor necesidad de ingresos y un bajo coste de gastos fijos.

  • Edad de los usuarios y personas de riesgo.
    La edad de los usuarios en los centros e instalaciones deportivas no es un número fijo ya que cada centro dispone de un segmento diferente de edad. Esta segmentación se ve influida directamente por la ciudad, barrio y/o zona en la que el centro se encuentre.

Existe un porcentaje real en centros deportivos grandes y cadenas cercano al 30% de usuarios mayores de 60 años. Las personas comprendidas en este grupo de edad, simplemente por sentido común, serán más reacias a volver a sus centros. Usarán por el contrario, el medio natural para su actividad deportiva diaria.

Nuevamente, saca ventaja el gimnasio o centro de menor tamaño ya que su política de edad ha sido por regla general, respecto al de cadenas y macrocadenas deportivas, diferente; permitiendo la utilización de sus instalaciones a personas con edades inferiores a los 14/16 años.

Una baja presencia de personas mayores a los 60 años y una negativa para el grupo adolescente, crea una reducción por su parte de asistentes a sus instalaciones.

  • Salas de musculación/fitness masificadas.
    El negocio conocido como macrogimnasio se sustenta de una manera sencilla: oferta de cuotas para conseguir el máximo número de usuarios (muchos clientes a bajo precio). El problema de este tipo de negocio viene cuando el número de clientes se ve reducido.

Es habitual tener que esperar para poder utilizar maquinaria en estos centros ya que suelen estar masificados a ciertas horas del día.
Esto ha llegado a su fin momentáneamente (me gustaría creer) ya que la crisis sanitaria que atravesamos no permitirá estar en sitios donde no podamos respetar las medidas mínimas de seguridad.

En este punto no hay ventajas entre grandes y pequeños ya que un menor número de clientes pasará factura económica a todos. Tan solo podrán llevarlo de mejor manera, aquellos que suelan tener ajustado ingresos y gastos, sencillamente porque no se podrá soportar de igual forma un descenso, digamos de un 30% de clientes en un centro que tenga 1.800 socios que en otro que tenga 300 (el porcentaje es el mismo pero no la cantidad).

Hagamos la cuenta de la vieja:
un centro con 1.800 clientes y con cuotas de 25€/mes, sufriría un descenso económico de 13.500 € mensuales.
un centro con 300 clientes y cuotas de 35€/mes, sufriría un descenso de 3.150€ mensuales.

  • Actividades reguladas por el clima.
    En este punto hago alusión a las actividades relacionadas directamente con la temperatura ambiental, tales como piscinas outdoor o actividades tipo campamentos urbanos cuyos ingresos son altamente necesarios para ciertos centros y cadenas deportivas.

Desde hace varios años venimos observando como estos tipos de actividades son una importante fuente de ingresos ya que su demanda ha sido creciente y notoria.
La situación actual hace impensable que actividades que requieran de calor se podrán realizar ya que por mucha prisa que el Gobierno quiera darse en levantar las recomendaciones y en permitir una actividad normal, la temporada estival se pasará y con ello la imposibilidad de la realización de estas actividades.

  • Artes Marciales.
    El sector de las artes marciales se verá directamente mermado tanto en afluencia como en número de alumnos. La propia esencia de estas actividades son su mayor enemigo contra las recomendaciones de salud requeridas actualmente para frenar el Covid.

El contacto directo es necesario para la mayoría de las actividades de esta sección.
Según los expertos, en estas actividades deportivas la temporada ha terminado y no se prevé una reanudación temprana de las clases ya que en muchos de los casos, la actividad viene afectada por la edad de los alumnos. Esto es el caso de actividades como Judo, Karate, Jiu Jitsu y similares donde el mayor número de alumnos pertenecen a la edad escolar, por lo que no asistirán hasta, al menos, pasado el verano.

Desde el punto económico es lógico que todos los centros deportivos, ya sean grandes o pequeños sufrirán consecuencias muy fuertes y, en muchos de los casos, devastadoras.

Se estipula que ente el 20 y el 25% de los negocios abiertos actualmente cerrarán sus puertas para siempre y que otro porcentaje aún por determinar, pero intuyo que será muy elevado, verá mermadas sus fuentes de ingresos.

Por lo que poder seguir en el vertiente de la actividad deportiva será una dura tarea.
No se si esta crisis, como en otras anteriores, beneficiará a algunos o perjudicará a otros ya que a lo que nos estamos enfrentando es algo único en la historia y por lo tanto no hay datos sobre ello.

Lo único que podemos hacer es imaginar diferentes tipos de escenarios y, como los humanos somos así, seguramente busquemos el lado menos malo de las cosas. Pero la realidad es la que es y debemos asumir que está pasando y pasará factura a todos.

Bajo mi opinión creo que los gimnasios de menor dimensión, los denominados “de barrio” serán los menos afectados ya que dependen directamente de un único dueño y de un bajo coste del centro, al contrario que otros macrocentros o cadenas deportivas que tienen empresas y grupos inversores tras ellos.

Cierto es que un grupo inversor dispone de mayores recursos para la continuidad de sus empresas pero al mismo tiempo, si deja de ser rentable, deja de ser negocio.

Los centros pequeños al igual que las tiendas de barrio, verán incrementada su afluencia por necesidad mediata de actividad por parte de los usuarios fijos, e incluso creo que el usuario dejará a un lado el precio de la cuota y su pensamiento irá más enfocado en la salud que en la economía, a fin de cuentas hablamos de cantidades totalmente asumible.

El público deportivo demanda actividad diaria, prueba de ello es la cantidad de información al respecto que podemos ver en cualquier red social, e incluso me atrevería a decir que personas poco activas han podido ver llevar una vida más sana, activa y deportiva es algo sumamente necesario, no solo para su físico sino también para su mente.

El deporte perdurará eternamente ya sea en un centro grande, pequeño, al aire libre o confinados en casa y eso, no lo cambiará ningún virus.

 

Imágenes: salter.es

One Reply to “Futuro inmediato de gimnasios y cadenas deportivas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .