WAVE ULTIMA 11 AMSTERDAM – The Night Watch “Rembrandt”

La nueva Wave Ultima 11 Amsterdam es literalmente artística.

El modelo oficial del maratón de Amsterdam 2019 ha sido creado en colaboración con el Museo Rijksmuseum (Ámsterdam) y con inspiración en The Night Watch (La ronda de noche) de Rembrandt.

Sigue leyendo “WAVE ULTIMA 11 AMSTERDAM – The Night Watch “Rembrandt””

DROP DE UNA ZAPATILLA, TIENE TANTA IMPORTANCIA?

Mucho se habla del drop de una zapatilla, de si este debe de ser alto, medio o bajo.

Quizás se le da demasiada importancia a cosas que no la tienen, de ahí que actualmente el drop de una zapatilla pueda causar tanto revuelo. Antes de saber qué tipo de drop es mejor o peor, deberíamos saber que es de verdad el drop de una zapatilla.

El drop de una zapatilla es la diferencia de altura que existe entre la parte del talón y la zona delantera de la zapatilla, donde se ubican los metatarsos. El drop siempre se mide en milímetros.

En el ejemplo lo podemos ver claramente, se mide la altura del talón y de los metatarsos al suelo y se restan, el resultado será el drop de la zapatilla.

Este resultado se posiciona en un tipo concreto de drop: bajo, medio y alto

  • Bajo: 0 a 4 milímetros de drop
  • Medio: 4 a 8 milímetros de drop
  • Alto: 8 a 12 milímetros de drop

Wave Sonic: cuenta con un perfil de 17 milímetros en la zona de los metatarsos y 21 en la parte trasera, dando como resultado un drop 4. Este tipo de drop permite al corredor ir muy rápido (siempre que el corredor sea capaz) pero por otro lado el drop tan bajo provoca un impacto contra el suelo más brusco que modelos con mayor drop.

Wave Shadow 2: su perfil es de 17 en la zona de los metatarsos (mismo que Wave Sonic) y de 25 en la zona de trasera. Esto nos da un drop de 8 milímetros y se puede considerar como modelo medio. Es quizás un tanto más lenta que la Wave Sonic pero más cómoda en cada pisada.

Wave Rider 22: sus medidas son de 19 milímetros para la zona de los metatarsos y de 31 milímetros para la zona trasera que al restarlos da como resultado un drop 12 y por lo tanto entraría en la categoría de drop alto.

Con esta imagen que os muestro, se puede comprobar que apenas existe diferencia entre un modelo u otro, pese a que los números dicen lo contrario debemos analizar más factores para poder comprender que un modelo no será mejor o peor que otro sino diferente (ahora os explico)…

Dejemos por un momento el drop y pensemos en nuestra actividad diaria. Hemos de tener en cuenta todas las horas que pasamos durmiendo, las que pasamos trabajando, estando en casa y entrenando. Una vez tengamos estas cifras podremos comprobar que el drop de una zapatilla no es tan importante como creemos.

  • Horas que pasamos durmiendo: una media de 6 horas y 30 minutos
  • Horas que pasamos en casa: una media de 3 horas
  • Horas que pasamos trabajando: una media de 9 horas (+ traslados)
  • Horas que pasamos entrenando: una media de 1 hora

Como podemos ver, la cifra de horas que pasamos entrenando es insignificante en comparación a las que pasamos haciendo otra tarea y estas horas no se hacen con un drop adecuado ya que se utilizan botas de trabajo, tacones, zapatillas de estar en casa o calzado casual.

Además las horas de media que le dedicamos a los entrenamientos disminuyen tremendamente cuando lo pasamos a media semanal ya que el que más o el que menos descansa algún día.

No quiero decir con esto que el drop no sea importante pero se le da demasiada importancia.

La fascitis plantar es una lesión típica de los corredores y esta viene producida generalmente por cambios de zapatillas (entre otros factores). Los cambios de zapatillas y más aún, los cambios de drop, producen un daño a nuestros pies dificil de controlar.

Se está buscando el drop bajo e incluso cero (0) pensando en que es beneficioso para nuestros pies, estas teorías son muchas y dispares tomando como referencia nuestros antepasados y poniendo como ejemplo que siempre hemos ido descalzos (teorías minimalistas). No suelo expresar mi opinión en depende qué cosas y temas pero en esto no estoy de acuerdo. Con estas teorías nos cargamos de un plumazo todos los años de investigación y desarrollo para regresar a los orígenes.

Cada distancia, cada tipo de corredor, cada tipo de terreno necesita un drop concreto y esto es irrebatible pero si prestamos tanta atención a 45 minutos de nuestro día, 3 veces a la semana, quizás deberíamos prestar, al menos la misma atención al resto de horas.

ESTA, TAMPOCO SERÁ LA ÚLTIMA

Quiero comenzar esta entrada con una fecha: 9 del pasado septiembre, fecha en la que realicé mi último test de condición física para la prueba que tenía el 22 de septiembre, Maratón de los Galayos.

He de reconocer que el estado de forma va y viene y este nunca es el adecuado ya que siempre queremos estar más fuertes, ser más rápidos y mucho más resistentes, en definitiva siempre queremos ser mejores.

Después de mis últimos ciclos de entrenamientos específicos para encontrar ese punto adecuado en media y larga distancia de montaña, puedo decir que lo había encontrado. Tenía el estado físico y sobre todo mental que había buscado y que me hacía falta para estar en las posiciones que quería en el maratón de Ávila y en las posteriores pruebas que tenía marcadas.

Sigue leyendo “ESTA, TAMPOCO SERÁ LA ÚLTIMA”