TIRAR SIN MIRAR ATRÁS

Lo que más me gusta de correr es poder contemplar paisajes a los que, como ya he dicho en muchas ocasiones, solo llegas corriendo ya que para poder llegar paseando tendríamos que emplear un largo puñado de horas.

La carrera que se celebraba en San Lorenzo de el Escorial de la mano de la organización Madrid Tactika Trail, con la que ya había corrido en muchas ocasiones celebraban en este hermoso municipio, la que consideran como más dura de su circuito.

Con 2 distancias. Recorrido largo con 19 kilómetros y otro más corto con 12 en el que pude comprobar que serían algo más y saldrían un total de 14,5 kilómetros.

Roberto de la empresa Gold Nutrition, patrocinador de la prueba me invitó a correr. Hace poco más de 15 días corrí en el Ultra de Barcelona y la verdad es que estaba bastante bien pese a haber corrido 74 kilómetros. Lo malo fue que la semana pasada, justo unos días antes de esta carrera, el exceso de trabajo y una serie de acontecimientos impidieron que pudiese descansar y entrenar como tenía planificado.

Cuando sonó el despertador a la 7 de la mañana pude comprobar que mis piernas no funcionaban como deberían hacerlo y que la carrera sería un tanto más duro por ello de lo esperado.

Correría junto a Tomas y  Juan, en esta ocasión nos acompañaría la familia de cada uno para cuando terminásemos poder comernos unos bocatas y unas tortillas en un bonito entorno.

San Lorenzo de el Escorial se sitúa a 1.032 metros sobre el nivel del mar y el Pico Abantos a 1.753 metros por lo que  sería 14 kilómetros y algo con casi 1.000 metros de desnivel positivo, 1 kilómetro vertical.

Con la salida a eso de las 10:40 nos lanzamos sobre la primera de las pendientes que subiríamos hasta coronar Abantos. Una salida rápida, demasiado rápido para mi forma de correr ya que por mi tipo habitual de distancias, suelo usar los primeros 8/10 kilómetros como calentamiento y en esta carrera, a los 10 ya estaríamos casi a mitad.

Por lo que no queda otra que tirar sin mirar atrás, sin detenerse y lo peor de todo, sin poder contemplar el paisaje por el que estaba discurriendo la carrera.

Después de unas zetas suficientemente inclinadas como para hacerte ir con la cabeza baja, se llegaría a la cruz que marca el pico Abantos. Tan solo con una mirada de reojo lo veo y continúo con mi marcha.

Allá sobre el kilómetro 7 puse la música del mp3 con el que salí ya colocado pero sin encenderlo y es que me gusta usar la música como distracción y el fuerte bombeo de mi corazón y mi respiración mezclados con la música, tan solo consigue hacer que esté incómodo.

En el avituallamiento me encuentro cono corredores de la distancia larga, del mismo modo que me he encontrado con ellos en la subida. Una bifurcación marca el transcurso de cada carrera, la larga por la derecha y la corta.

Mientras corro en solitario por mi camino pienso que ese lugar puede crear dudas, no por estar mal marcado, todo lo contrario, la carrera estaba perfectamente marcada pero es un punto en que por tendencia sigues a la masa y en ese caso, el grueso de la carrera larga estaba por esa zona por lo que los corredores de la corta que llegasen podrían confundirse.

Empezaba la bajada que nos llevaría en un suspiro a la línea de meta. Aumento el ritmo durante la bajada al mismo tiempo que incremento el volumen de la música.  Del mismo modo que subimos por una zona de zetas, bajaremos por más zetas.

En bajadas tan rápidas o prestas atención y pones todos tus sentidos en lo que estas haciendo o tendrás que bajar el ritmo e incluso tendrás que levantarte del suelo porque seguramente tropieces.

No he mirado el reloj en la carrera salvo un par de ocasiones en la subida y cuando la canción “see you again” entra por mis idos, miro el reloj y marca 10.43, ¿que toca ahora? me pregunto y el ruido que hace el hueso de mi tobillo izquierdo cuando toca contra el suelo es lo siguiente que escucho.

Me hace gritar de dolor, creo más bien que mi grito sale de mucho más adentro. 3 casualidades como esas no son normales, es como que mi hermano lo ha colocado todo para decirme, aprieta el culo que estoy viéndote.

Continúo descendiendo. Los primeros pasos después del tropezón los hago cojeando pero el ritmo no ha descendido, todo lo contrario, en apenas unos segundo lo aumento. Un escalofrío que recorre todo mi cuerpo y continúo mi camino en solitario.

Hay cosas que me dejan sin aliento y la sensación de sentir a mi hermano después de casi 4 años sin él, es una de ellas. El camino se vuelve mudo.

Mis pensamientos se perturban por una idea que se colaba en mi cabeza durante la parte final de la carrera. Quería hacer a mi hijo protagonista subiéndole al podium. A Lucas le encanta ser centro de miradas, es tan cariñoso que le gusta sentirse querido y debido a su inocencia, aún no sabe lo que significa esos tres cajones, él tan solo quiere subir en ellos a jugar.

Cuando entraba por las calles asfaltadas de el Escorial pensaba en que apenas me había dado tiempo a nada. He de decir que la carrera me ha gustado pero no es mi estilo correr así. Me gustan las carreras en la que mi cabeza se llena de recuerdos y en esta ocasión va llena de pensamientos.

Llegando al último giro que dará acceso a la zona de llegada, son algunos niños los que ponen sus manitas para “chocarla” con ellos mientras paso corriendo. Entro en meta y puedo ver como mi muñeco sale corriendo hacia a mi con una gran sonrisa en su pequeña carita y con unos enormes ojos llenos de orgullo al ver a su padre aparecer.

Mientras nos fundimos en un abrazo lleno de amor, pienso que esos ojos de orgullo son los que todos tienen al ver a sus seres queridos aparecer por línea de meta. Sin duda es el mejor de los trofeos y yo llevo en brazos el más grande.

Como la carrera fue tan corta, he tenido que sacar fotos de el Escorial y del Pico Abantos de Internet para poder saber por los lugares que he corrido porque solo he podido ver piedras y raíces al llevar la mirada puesta en la carrera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero sin lugar a dudas, lo mejor de la carrera fue la compañía y la comilona que nos pegamos; autentico “CORRERPORQUESI”

CARRERA POPULAR

Os propongo un plan, un buen plan.

Como no se quedarme quieto y, después de leer muchos mensajes durante estos meses sobre si celebraría otra carrera popular, me desperté con un pensamiento; por qué no?

Dicho y hecho. Cogí el teléfono y llamé al Concejal de deportes de Serranillos del Valle. Nada más terminar la conversación y con un apoyo incondicional por parte del ayuntamiento, llamé al director de la empresa de eventos deportivos Comunbike para que fuese el encargado de gestionar la carrera.

Una vez formalizada la relación entre Ayuntamiento, Comunabike y yo, busqué una fecha en el calendario. Como dicen algunos amigos, da lo mismo cuando lo haga, “seguro que llueve o hace frío” espero que no, porque he elegido una fecha donde las probabilidades de que el frío haga su aparición sean escasas.

28 de mayo de 2017

Pero ya lo dice el refrán “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”

 

Un objetivo, mejorar:

Con el objetivo de poder ofreceros una buena carrera popular, siempre con el cariño que le pongo a estas cosas y, queriendo que sea una prueba con todos los servicios, he contratado todos los servicios de Comunabike.

Ellos son los encargados de carreras la organización de carreras con mucho prestigio como,  “San Sebastian Torrejón de la Calzada”, “Trail de Mijares”, “Desafío Trillo”, “Mocejón MTB Race”, “Sacacorchos Bike Maratón” o “Marcha MTB el Reventón” entre muchas otras pruebas.

El Recorrido:

Con una distancia de 10 kilómetros, recorreremos parte del pueblo de Serranillos, sus proximidades y una vuelta por el parque El Alamillo. Este es el recorrido que usamos en la segunda edición y los corredores quedaron contentos con él.

Categorías y Premios:

Se establecerá diferentes categorías por edad.

  • Absoluta (masculina/femenino)
  • Senior: de 15 a 34 años (masculina/femenino)
  • Veteranos A: de 35 a 44 años  (masculina/femenino)
  • Veteranos B: más de 45 años  (masculina/femenino)
  • Local:  (masculina/femenino)

Recibirán trofeo los 3 primeros clasificados de todas las categorías, a excepción de la categoría local, donde recibirán trofeo el primer hombre y la primera mujer empadronados en el municipio de Serranillos del Valle.

Donación Especial:

Nuestra Madrina, Marta Blanca recibirá 1 euro de cada inscripción, por lo que a mayor número de inscritos, más podremos ayudar a su familia en su lucha diaria.

Bolsa del Corredor:

No uso las camisetas que regalan en las carreras, generalmente porque son de una calidad ligada al precio por lo que su calidad para correr un rato corto no está mal pero nada más. Por ello algo fundamental que todo corredor usa, son calcetines.

En la bolsa del corredor, entre muchas otras cosas, los corredores inscritos en la carrera recibirán un par de calcetines de mi patrocinador Coreevo, valorado en en 6,50 €.

Dorsal con Chip:

No existe una buena carrera sin un buen control. Para ello contaremos con dorsales con chip y un sistema de cronometraje que utiliza la última tecnología.

Inscripción y Precio:

Podrás realizar tu inscripción mediante la pasarela de pago online que Comunabike nos ofrece en su web comunabike.com además, encontrarás todos los datos sobre la carrera.

Para la carrera se ha establecido un precio único de 10 €, donde 1 € de dicha inscripción irá destinado a “La Lucha de Marta”

carrera popular serranillos del valla, correrporquesi