USA LA ELÍPTICA DE UNA FORMA SEGURA

Para unos está considerada como uno de los mejores aparatos cardiovasculares que existen pero, ¿es esto real?

Pienso sinceramente que no se puede catalogar un aparato como el mejor ya que cada uno tiene una función definida. Además, cada tipo de aparato se adaptará mejor a unas personas u otras.

Por lo tanto, podemos decir que la elíptica es única y que su ejecución puede beneficiarnos mucho pero hemos de tener unos aspectos concretos cuando la usemos ya que no siempre nos puede beneficiar.

Se tiende a comparar la elíptica con la cinta de correr, tratando de buscar un ganador entre ambos aparatos.

Ambos salen ganando ya que son excelentes como trabajo cardiovascular, quemando un número muy similar de calorías siempre que empleemos una intensidad moderada pero hemos de tener en cuenta que NADA imita una zancada.

El ser humano está diseñado para andar en postura bípeda e incluso para cubrir grandes distancias pero siempre respetando su postura natural.

La elíptica lleva muchos años dentro de los gimnasios y hogares. Se puso de moda al ser un aparato que “simulaba” el paso pero no producía impacto. Para aquellos que les gusta hacer cardio es un aliado perfecto ya que al no tener impacto, muchos de los problemas o lesiones eran eliminados.

Pero no es el aparato perfecto para todo el público.

Personas con dolencia en la zona lumbar no deberían abusar de ella. No es un aparato que produzca daño, siempre que realicemos un trabajo adecuado con ella.

Como decía al principio, nada iguala el paso natural de los humanos por ello hemos de elegir una elíptica que iguale lo máximo este.

Salter dispone de varias elípticas que serán perfectas para hacer un buen trabajo cardiovascular, a la vez que seguro para nuestro cuerpo.

 

Hemos de tener en cuenta varios aspectos antes de subirnos a ella:

1 – Dolor de espalda baja. La elíptica produce un movimiento combinado con los brazos, simulando al que haremos en carrera continua (mano derecha/pie izquierdo – pie derecho/mano izquierda), esto produce un movimiento diferente para cada persona que se ve marcado por la altura. Puede llegar a crear dolor en la zona lumbar por este movimiento, más aún cuando aumentamos la potencia de la elíptica. Por ello hemos de utilizar un aparato que nos permita posicionar las manos a la altura correcta con el fin de tener la mejor postura.

Sería bueno durante el entrenamiento, poder situar las manos en una posición central, evitando los movimientos cruzados.

 

2 – Paso natural. La mayoría de las elípticas del mercado los pies se sitúan sobre una superficie demasiado pequeña, evitando mover los pies. Esto, lejos de ser bueno para nuestro cuerpo, ocasiona problemas. En la carrera continua, los pies se cruzan y se encuentran los pies y en un momento concreto del paso estarán en vuelo los dos.

Por ello, poder mover o desplazar los pies sobre la plataforma será la mejor manera de imitar el paso. Para lograrlo necesitaremos que la superficie sea lo suficientemente grande para lograrlo.

Para mejorar aún más el paso, la elíptica tiene que poder otorgar un movimiento con diferentes alturas, creando de este modo movimiento orbital sobre el eje de la elíptica.

 

3 – Velocidad adaptada. Si al movimiento cruzado mano/pie le añadimos mucha velocidad, ocasionaremos dolor en la zona baja de la espalda e incluso en los discos intervertebrales al producir un movimiento incontrolado.

Tenemos que usar una elíptica que cree una resistencia constante cuando incrementamos o reducimos la velocidad.

No sería conveniente hacer entrenamientos tipo “hit” en la elíptica.

 

4 – Entrenamiento cruzado. Sin duda esto será lo más acertado, emplear diferente aparatos para trabajar de un modo más seguro. Por ejemplo, usaremos la cinta de correr en combinación con la elíptica. Con ello conseguiremos un trabajo real por parte de la cinta y sin impacto con la elíptica.

La premisa del deporte siempre ha sido la salud. Para lograrlo trataremos de elegir el aparato que mejor se adapte a nuestras necesidades. No siempre lo mejor para mi, será lo mejor para otro.

 

Anuncios

ENTRENAMIENTO INDOOR

Sin duda para mejorar hay que entrenar.

 

Ya que no existen milagros en este mundo llamado deporte. Si quieres conseguir mejores resultados, independientemente del deporte que practiques, la única forma de hacerlo es entrenando.

Si echas la vista atrás, recordarás que salías a correr media hora, alguna vez hacías algún cambio de ritmo y estirabas de vez en cuando en la puerta de casa. Todo esto no suponía más de 50 minutos.

En el momento que tu nivel aumenta, aumentan los entrenamientos y con ello, las horas fuera de casa. La familia es la primera que empieza a notar tu ausencia en casa. Cómo solucionar esto puede ser complicado ya que depende del punto de vista que te posiciones, cada uno tendrá razón en hacer lo que hace.

Si tu pareja hace deporte al mismo nivel que tú, quizás un escalón por debajo o por encima, podrás hablar de tiradas largas, series, fartlek, pirámides, técnica… pero si no compartís afición, te mirará con cara de “cualquier cosa cariño, una tortillita” por que llegará el momento que ni te escuche.

Esto se puede solucionar de un modo sencillo pero como todo en esta vida, nos encontraremos detractores y defensores. Personalmente, soy defensor.

 

EQUIPOS  de entrenamiento INDOOR.

Como decía y, antes de exponer ningún aspecto sobre estos productos, responderé a esos detractores de todo lo que no sea el aire libre. Obviamente no hay nada como entrenar al aire libre !!

Pero si tienes que hacer una tirada larga de carrera, te puede llevar varias horas el regreso a casa y además tienes que contar con que tus fuerzas y tu paciencia se verán mermadas después del desgate sufrido. Imagina si tienes que entrenar bici, puedes estar toda una mañana o una tarde fuera de casa, puedes llegar a casa y desear que los niños estén dormidos y, eso es un error muy grande.

salter-mizuno

Una cinta de correr puede ser la solución perfecta para nosotros, los corredores. Es cierto que no es lo mismo que correr en la calle o en la montaña pero para los que tenemos que elegir entre correr en la cinta o no correr, es algo perfecto.

pt-297-cinta-de-correr_salter-correrporquesi

Uso la cinta desde siempre, desde que no llevaban motor y tenías que empujarlas. He centrado mis entrenamientos principales en ella, ya sean carreras largas o series. Puedo correr los días de frío, de lluvia o de calor excesivo.

He corrido varias veces más de 60 kilómetros seguidos sobre ella y lo único que ha pasado es, que he entrenado además de mi cuerpo, mi cabeza, algo fundamental para una carrera de larga distancia.

  • No hace ni frío ni calor
  • Puedes usarlo todos los días
  • Gastas menos dinero en vestuario
  • La transpiración aparece rápidamente
  • Te permite estudiar o ver la televisión
  • Te permite estar cerca de tus familiares

Repito, no hay nada como entrenar al aire libre y no trato de compararlo, sencillamente te muestro una manera de poder hacer lo que más te gusta de una forma cómoda. A mí me funciona.

pt-297-salter-correrporquesi

Datos técnicos: Cinta de correr PT-297 de SALTER

  •  Motor 3,2 CV (pico), corriente continua.
  •  Velocidad de 1 a 16 km/h.
  •  Inclinación de 0 a 12%.
  •  Sistema de amortiguación en 6 puntos.
  •  Botón ajuste rápido de la velocidad y la inclinación.
  •  Doble sistema de captación de pulsaciones.
  •  Plegable.
  •  Control electrónico con pantalla LCD.
  •  Función manual más 8 programas preestablecidos.
  • Conexión MP3 y altavoces incluidos.
  •  Ventilador en marcador.
  •  Soporte para botellas

 

Si quieres entrenar, cualquier sitio será perfecto pero si además estas más tiempo con la familia, será algo que disfrutarás cada día.

 

¿ CAMINAR O CORRER ?

Esa es la cuestión.

 

Cuando nos encontramos pendientes con una inclinación importante, en ocasiones veo gente que lo hace andando mientras que otros, lo hacen corriendo o por lo menos lo intentan, ¿cuál es la opción correcta?

Seguramente encontremos respuestas de todo tipo si planteásemos esta pregunta en público.

Los que se sientan más “potentes” físicamente, defenderán la postura de correr frente a aquellos que no se vean demasiado fuertes para afrontar una subida corriendo.

La manera de cada cual, aquí no la voy a poner en duda ya que ni yo mismo se exactamente cómo actuaré en cada momento de carrera, ya que dependerá de de infinidad de factores. Puede que estemos en lucha contra otro corredor y nuestra posición pueda depender de la pendiente que estamos subiendo, por ello, cada cual tiene que decidir cómo se encuentra y ser capaz de gestionar sus fuerzas durante toda la carrera.

Como soy de las personas que, para poder hablar con convicción de algún tema, no solo vale que alguien más listo que yo lo diga, tengo que probarlo y sentirlo para poder hablar plenamente de ello.

Mi estudio se ha realizado en diferentes situaciones y siempre fuera de carrera ya que como decía antes, los factores de carrera, pueden dar un resultado condicionado e incluso erróneo.

correr o andar, correrporquesi

He probado diferentes estilos en diferentes pendientes de inclinación, con porcentajes comprendidos entre 0 y 30 grados, en diferentes lugares, además de pruebas concretas en cinta de correr ya que ha sido ahí donde he podido obtener un resultado mucho más preciso.

Uno de mis patrocinadores, la marca de maquinaria profesional SALTER me puedo “trucar” una cinta de última generación para poder generar una inclinación del 30 % y el resultado ha sido el siguiente:

  • Inclinaciones < 12 %, siempre será mejor correr. Nuestra zancada puede ser realizada en una posición natural, llegando a conseguir un máximo de potencia con ella.
  • Inclinaciones comprendidas entre el 13 y el 16 %, dependerá de la forma física de la persona, ya que esta inclinación te permite ir rápido corriendo o andando a buen ritmo.
  • Inclinaciones > 17 %, andar es la mejor opción. La zancada deja de ser potente y natural con estas inclinaciones por lo que andar será más efectivo. Nos ayudará a ahorrar energía que podremos necesitar más adelante.

 

Ahora te toca saber que porcentaje tiene cada “cuesta” que te encuentres en carrera, eso se consigue con experiencia y con buen ojo.

Este estudio lo he realizado entre la cinta de correr y los espacios abiertos. En estos últimos, no lo puede precisar con tanta seguridad ya que no siempre cuenta con la misma inclinación en una misma pendiente, además de que el piso puede variar mucho y no permitirte apoyar el pie correctamente.

Mi consejo es que entrenes tu forma de caminar sobre pendientes inclinadas. No solo correr es necesario para correr bien y si alguien te dice que no te pares o que es mejor correr, será porque la pendiente no es suficientemente inclinada o por que el que te lo dice “es más fuerte que el resto de los corredores”

Conclusión: todos deberíamos andar en pendientes con inclinación superior a 17 % (aún pudiendo correr) ya que notaremos un ahorro energético muy significativo y nuestro ritmo apenas descenderá sobre aquellos que quieran o puedan correr.