USA LA ELÍPTICA DE UNA FORMA SEGURA

Para unos está considerada como uno de los mejores aparatos cardiovasculares que existen pero, ¿es esto real?

Pienso sinceramente que no se puede catalogar un aparato como el mejor ya que cada uno tiene una función definida. Además, cada tipo de aparato se adaptará mejor a unas personas u otras.

Por lo tanto, podemos decir que la elíptica es única y que su ejecución puede beneficiarnos mucho pero hemos de tener unos aspectos concretos cuando la usemos ya que no siempre nos puede beneficiar.

Se tiende a comparar la elíptica con la cinta de correr, tratando de buscar un ganador entre ambos aparatos.

Ambos salen ganando ya que son excelentes como trabajo cardiovascular, quemando un número muy similar de calorías siempre que empleemos una intensidad moderada pero hemos de tener en cuenta que NADA imita una zancada.

El ser humano está diseñado para andar en postura bípeda e incluso para cubrir grandes distancias pero siempre respetando su postura natural.

La elíptica lleva muchos años dentro de los gimnasios y hogares. Se puso de moda al ser un aparato que “simulaba” el paso pero no producía impacto. Para aquellos que les gusta hacer cardio es un aliado perfecto ya que al no tener impacto, muchos de los problemas o lesiones eran eliminados.

Pero no es el aparato perfecto para todo el público.

Personas con dolencia en la zona lumbar no deberían abusar de ella. No es un aparato que produzca daño, siempre que realicemos un trabajo adecuado con ella.

Como decía al principio, nada iguala el paso natural de los humanos por ello hemos de elegir una elíptica que iguale lo máximo este.

Salter dispone de varias elípticas que serán perfectas para hacer un buen trabajo cardiovascular, a la vez que seguro para nuestro cuerpo.

 

Hemos de tener en cuenta varios aspectos antes de subirnos a ella:

1 – Dolor de espalda baja. La elíptica produce un movimiento combinado con los brazos, simulando al que haremos en carrera continua (mano derecha/pie izquierdo – pie derecho/mano izquierda), esto produce un movimiento diferente para cada persona que se ve marcado por la altura. Puede llegar a crear dolor en la zona lumbar por este movimiento, más aún cuando aumentamos la potencia de la elíptica. Por ello hemos de utilizar un aparato que nos permita posicionar las manos a la altura correcta con el fin de tener la mejor postura.

Sería bueno durante el entrenamiento, poder situar las manos en una posición central, evitando los movimientos cruzados.

 

2 – Paso natural. La mayoría de las elípticas del mercado los pies se sitúan sobre una superficie demasiado pequeña, evitando mover los pies. Esto, lejos de ser bueno para nuestro cuerpo, ocasiona problemas. En la carrera continua, los pies se cruzan y se encuentran los pies y en un momento concreto del paso estarán en vuelo los dos.

Por ello, poder mover o desplazar los pies sobre la plataforma será la mejor manera de imitar el paso. Para lograrlo necesitaremos que la superficie sea lo suficientemente grande para lograrlo.

Para mejorar aún más el paso, la elíptica tiene que poder otorgar un movimiento con diferentes alturas, creando de este modo movimiento orbital sobre el eje de la elíptica.

 

3 – Velocidad adaptada. Si al movimiento cruzado mano/pie le añadimos mucha velocidad, ocasionaremos dolor en la zona baja de la espalda e incluso en los discos intervertebrales al producir un movimiento incontrolado.

Tenemos que usar una elíptica que cree una resistencia constante cuando incrementamos o reducimos la velocidad.

No sería conveniente hacer entrenamientos tipo “hit” en la elíptica.

 

4 – Entrenamiento cruzado. Sin duda esto será lo más acertado, emplear diferente aparatos para trabajar de un modo más seguro. Por ejemplo, usaremos la cinta de correr en combinación con la elíptica. Con ello conseguiremos un trabajo real por parte de la cinta y sin impacto con la elíptica.

La premisa del deporte siempre ha sido la salud. Para lograrlo trataremos de elegir el aparato que mejor se adapte a nuestras necesidades. No siempre lo mejor para mi, será lo mejor para otro.

 

Anuncios

CINTA vs ELÍPTICA

Cinta de correr, Elíptica y sus beneficios.

 

Las elípticas son junto con las cintas de correr, son las protagonistas en los gimnasios. Realizan un trabajo importantísimo. Como calentamiento son sin duda el elemento clave para elevar la temperatura de nuestro cuerpo y tener los músculos del tren inferior en su totalidad y del superior en menor medida, preparados para poder hacer cualquier ejercicio.

Son dos ejercicios muy similares y diferentes entre ellos. Puede parecer que realizamos el mismo trabajo pues la manera de mover las piernas es parecida pero en realidad es completamente diferente.

Lesión: si existe alguna lesión en rodillas, caderas, etcétera, la respuesta está muy clara, la mejor opción es la elíptica. No tiene ningún impacto, realizas un movimiento orbital que no genera ningún daño sobre el tren inferior y continuas quemando calorías.

Embarazadas: soy un defensor de practicar deporte mientras el embarazo (si este lo permite claro). Es otra partida ganada por la elíptica. Los impactos que realizamos contra la cinta o contra el suelo no son nada beneficiosos para una mujer embarazada y aún menos para las que tienen un embarazo avanzado.

Sensaciones: las sensaciones que correr genera en el tren inferior, no son imitadas por ningún otro aparato. Nunca encontraremos en el mercado y seguramente los diseñadores no sean capaces de crear algo que imite la técnica empleada durante la carrera. Punto para la cinta.

Trabajo: he realizado una prueba entre las dos para verificar las calorías consumidas entre ellas, empleando el mismo tiempo,días diferentes pero a la misma hora del día, empleando un esfuerzo similar y el resultado es:

  • Calorías consumidas: la cinta gana por goleada.
  • Desgaste: en la elíptica las sensación de cansancio es inferior, la cinta desgasta mucho más.
  • Intensidad: la intensidad que tenemos que emplear para movernos es superior en la cinta.
  • Cansancio: la cinta me dejó mucho más cansado en las mismas condiciones. Para seguir entrenando la elíptica es mejor porque llevas menos desgaste y puedes emplearte más a fondo.
  • Postura: la elíptica es mejor en este campo, la postura es más ergida y menos dañina para la espalda baja.

eliptica, salter, correrporquesiPara los que nos gusta correr y las sensaciones que la carrera nos proporciona, está claro que la cinta es nuestra mejor opción.

Tengo que añadir que soy un amante de las sensaciones que el cansancio genera y, sin duda hacer entrenamientos cruzados entre la cinta y la elíptica me está ayudando a ser más “potente” en las subidas cuando entreno y corro en la montaña, eso y la mezcla de entrenamientos con aparatos de musculación y la bici estática.

Además, con estos entrenamientos, no solo mejoro físicamente, también me distraigo mucho más y mi cabeza se siente mejor.

 

No todas la elípticas son iguales, se nota mucho el trabajo realizado entre una elíptica de buena calidad y otra inferior. Elige calidad, yo elijo Salter.