NO PODEMOS GANAR SI NO HEMOS APRENDIDO A PERDER

Nacemos siendo un folio en blanco.

 

El ser humano respecto a otros animales es uno de los menos avanzados al nacer. Nuestro pensamiento es practicamente nulo, apenas lo justo para poder fijar la mirada. Algo es cierto nacemos sabiendo y sintiendo quién es nuestra madre. Pero dependeremos de ella para poder alimentarnos al menos durante los primeros años de vida.

Necesitamos tanto de los cuidados ajenos que sería muy difícil poder avanzar en la vida sin ayuda externa.

A medida que vamos creciendo comenzamos a pintar ese folio. Usaremos los colores del amor y del cariño como colores principales.

No seremos los únicos que pintaremos ese folio, los abuelos,  los tíos ayudarán a dar color. Poco a poco introduciremos amigos que continuarán con el proceso de pintado y a su vez nosotros pintaremos el folio de otros.

Añadirán los colores de los valores en la vida. La amistad, la lealtad, el compañerismo no tardarán en llegar.

Seguiremos sin tener voluntad propia, quizá algunos rasgos que nos hagan diferentes unos de otros. Algunos serán más tímidos y otros más extrovertidos. Algunos empezarán a tener más personalidad pero aún no somos capaces de actuar con voluntad propia, seremos calcos de nuestros seres queridos más cercanos.

Es ahí cuando la responsabilidad de los mayores es muy importante, pintar en el folio de nuestros hijos con unos valores que durarán toda la vida.

Poco a poco ese folio se irá cubriendo de colores que darán color y alegraría a nuestras vidas.

Llegará el momento que tendremos que enseñar a nuestros hijos a perder. Nadie puede ganar si antes haber aprendido a perder. Este valor será de una importancia vital para todos los aspectos de la vida.

Puede que para aprender a perder usemos el color negro pero tenemos que ser capaces de hacer ver a nuestros hijos y nuestros cercanos que el color negro no significa perder. Podremos usar el color que queramos para ello pues perder es algo que formará parte de nuestras vidas, incluso en mayor medida que ganar.

Perderemos muchas veces más de las que seremos capaces de ganar, porque perder no es perder, perder es aprender a ganar.

Los colores primarios son el cian, magenta y amarillo. Si mezclamos el magenta con el amarillo el resultado es el rojo. Si mezclamos el cian con el magenta el resultado es azul. Si unimos los tres el resultado es negro.

Tenemos que enseñarles que el negro es la suma de varios colores, colores de amor, de cariño, de respeto, de humildad, de humanidad, de conocimientos, de risas pero también de llantos y que cuando le pongamos un poco de rosa al negro, el negro será menos negro.

Enseñemos valores a nuestros hijos y cercanos que los hagan ser mejores en sus actos y más grandes en sus pensamientos.

 

Enseñemos que un buen deportista se inspira a sí mismo pero que un gran deportista inspira a otros.

 

correrporquesi

¿ ESTAS PREPARADO PARA PERDER ?

¿ Te resulta extraño esta pregunta ?

Pues no quiero ser aguafiestas pero más vale que estés preparado porque vas a perder !! Es una realidad pero no queremos aceptarlo, no queremos entrenar duro para no llegar el primero, porque para eso es mejor no entrenar o no entrenar tanto. ¿ Estás seguro ?

Voy a argumentar esto con las palabras de un hombre muy sabio, mi padre. Mi padre es entrenador desde el año 1973. Profesor de  Judo, llevando a lo más alto del podium a muchos de sus alumnos, monitor de aerobic y mantenimiento, entrenador de musculación y un genio en todo lo que hace. Creo que su criterio es apropiado para hablar sobre este tema y sobre cualquier tema relaciona con el mundo del deporte.

Hoy en día podemos encontrar montañas y montañas de información sobre como hacer bien las cosas, como entrenar para mejorar, para conseguir grandes marcas y grandes logros, que tomar para encontrarnos mejor, que ropa llevar para ser más ligeros pero poco se habla sobre perder.

Pues precisamente es de lo que más me gusta hablar con mis alumnos. Tiene que quedar claro que hablo de todos los no profesionales o mejor dicho de todos los que no ganan dinero con ello, para todos aquellos que el deporte es mero ocio. Ganar está al alcance de mi pocos, en realidad de uno. ¿Qué pasa con el resto? ¿son perdedores todos los que entran en la meta después del primero? NO !! 

Ganar no es solo entrar primero, ganar es mucho más que todo eso. El deporte es parte de nuestras vidas, de nuestros momentos, incluso de nuestros sueños. Sería una pena tirar todos los buenos y malos momentos que hemos tenido mientras entrenamos, mientras disfrutamos, mientras compartimos con nuestros amigos y familiares, mientras vivimos el deporte, simplemente por no haber llegado el primero.

Para preparar tenemos que dedicarle muchas horas de entrenamiento, tenemos que cuidar nuestra alimentación, incluso tenemos que dejar de hacer muchas otras cosas. Todo esto que hacemos no nos proporcionará el éxito. A medida que estoy escribiendo pienso que en realidad hablo de ganar pero existen muchas formas de ganar. 

Ganar depende del punto de vista con el que lo miremos, será de una u otra manera. Ganar para muchos es simplemente poder terminar, terminar en 10 horas una carrera que estaba prevista terminarla en 5, ¿que más da las horas que empleemos para ello? queríamos terminar y lo hemos conseguido, pues hemos sido campeones.

Queríamos hacerlo bien y en medio de una carrera hemos resbalado y no podemos continuar, ¿a caso somos peores que el que ha llegado primero? para nada, el mero hecho de poder internarlo nos tiene que hacer sentir campeones.

Como os decía, le preguntaba a mi padre sobre su opinión sobre este tema y su respuesta ha sido esta: Un taxista que emplea todo su día para ser bueno en su trabajo puede ser el número 6 de todos los taxista (suponiendo que exista una competición), lo mismo pasa con el panadero, se levanta temprano para hacer su trabajo y es posible que sea el número 30 de todos los panaderos y así con el resto de trabajos. Esto es algo muy muy grande, ser el número 6 de todos los taxistas que hay o el número 30 de todos los panaderos o el 100 de cualquier trabajo.

Por otro lado ser el número 5 de una competición es no haber conseguido nada o por lo menos es la opinión de mucha gente. Ser el número 9 de un ultra trail parece que no es nada y en realidad lo es todo.

Busca tus premios, búscalos cercanos y nunca te sientas peor que otro simplemente porque has entrado detrás de el. Lo mismo pasa si le damos la vuelta, no te sientas mejor que nadie por haber ganado.

madrid-tactika-trail-lozoya-3

Este es mi punto de vista, no intento convencer a nadie con ello porque a todos nos gusta ganar y ser mejores pero

¿qué valor tiene para ti ganar? – Aprende a perder para saber ganar !!