CONOCERSE SERÁ LA CLAVE DEL ÉXITO

Los deportistas tenemos que conocernos para poder sacar el máximo de nosotros mismos.

Esto es el trabajo de un entrenador; conocer a sus alumnos para poder exprimir a un deportista justo hasta donde lo necesita y en el momento que lo necesita, solo de es modo podremos sacar todo el jugo a esa fruta llamada atleta.

Para poder conocernos necesitamos saber cómo responde y cómo funciona nuestro cuerpo. Ya no sirve eso de, voy a ver que tal me encuentro hoy. Cuando una deportista lleva años de entrenamientos no puede dejar cosas al azar y menos aún si su objetivo es la mejora física.

Como estoy seguro que muchos de vosotros estaréis penando que os conocéis mejor que nadie, os voy a hacer una pregunta sencilla: ¿sabes cuál es tu mejor y peor momento en carrera?

Todos hemos sentido durante un entrenamiento como nuestro cuerpo responde de manera diferente durante el tiempo que dure este. La lógica conos dice que nos sentiremos mejor al principio y peor al final pero esto no siempre responde a este patrón.

En mi caso, durante un entrenamiento de una hora, mi rendimiento cae a mitad para volver a recuperarse e incluso mejorar en la parte final.

El objetivo de analizar esto, no es otro que saber dónde vamos a encontrarnos mejor y aprovechar ese “impulso” para apretarnos un poco más y por el contrario, saber dónde nuestro cuerpo “se cae” para bajar la intensidad y con ello permitirnos aguantar mejor el entrenamiento.

Una vez tengas claro cuál es tu curva del rendimiento podrás decidir cuál será la estrategia para poder mejorar, aprovechando los déficit y los excedentes de energía.

Mi recomendación para poder verificar este tipo de curva o recta, dependiendo del resultado,:

  1. calentar previamente al rededor de 10 minutos con el fin de no nos influya en el resultado
  2. hacer un entrenamiento con duración de una hora, este tiempo es la cantidad suficiente de minutos como para poder tener datos reales
  3. terreno que no sufra variaciones, ni en altura ni en en el tipo de piso (asfalto, tierra)
  4. lo mejor sería usar una pista de atletismo
  5. la intensidad ha de ser la misma durante todo el entrenamiento
  6. repetir una vez a la semana durante un mes
  7. usar pulsómetro

Los datos obtenidos nos harán saber cuál es nuestro rendimiento, dónde bajamos, dónde recuperamos y dónde nos encontramos mejor.

Mis datos fueron registrados por el que entonces era mi preparador físico, Ángel Luis Gimenez, en aquellos años era el preparador de la mayoría de los deportistas de Judo que estábamos en el C.A.R y en gran parte mis conocimientos actuales han salido de él. Fue Coordinador Operativa Policial de la Academia de Bescam y en la actualidad Ángel L. es el presidente de la Federación Madrileña de Lucha.

Los datos que teníamos, a día de hoy siguen siendo los mismos y son los que uso como cabecera cuando preparo mi planificación deportiva.

Para aquellos que os preguntáis cómo trasladar estos datos a una carrera más larga, debéis de intentar estirarlo en el tiempo que dura la carrera. Obviamente los resultados no serán precios y cuanto mayor sea el número de kilómetros, mayor será el error pero nos ayudará a saber cómo funciona nuestro cuerpo cuando le sometemos  un trabajo real.

Como os decía, en mi caso el bajón que sufro a mitad de carrera se asemeja bastante a lo que me sucede cuando corro larga distancia, de ahí que una vez han pasado los 4 o 5 kilómetros que uso como calentamiento, mi ritmo se mantiene estable durante largas horas para venirse a abajo a mitad de la prueba. Como me conozco y se que esto es siempre así, intento mantener el tipo hasta que regresa la energía y consigo mejorar ritmos en la parte final de la carrera.

Conocerse es la clave para comprender lo que te está sucediendo en carrera y para saber cómo gestionarte.

PLANIFICAR LA TEMPORADA

Planificar es la clave para poder mejorar.

 

Una vez tengamos claro este aspecto, podremos empezar a mejorar y con ello, ser mejor deportista.

Si miramos las carreras que hoy en día tenemos en el calendario, podremos comprobar que hay más carreras que días libres. Esto puede suponer un desgaste en nuestro físico que nos puede llevar a empeorar en lugar de mejorar.

Generalmente los corredores más populares pasan de un volumen de entrenamiento bajo, con ritmos que su cuerpo les proporciona por pura genética, por lo que en cuanto le pones a entrenar con unas pequeñas pautas sobre entrenamientos y alimentación, en seguida notarán mejora.

Esto es muy bueno pero al mismo tiempo es una moneda con dos caras ya que en seguida querrán ser mejores aún. Estar entre los primeros e incluso ganar alguna carrera ha dejado de ser algo impensable para ser una realidad. Lo malo de esto es que nos quedaremos estancados en pocos meses y entonces es cuando llegarán las decepciones, los sobre entrenamientos y las lesiones.

No se puede correr todo y mucho menos al máximo nivel en todas las pruebas que decidamos participar, esto sería un error enorme.

Para poder avanzar sobre ello y poder mejorar tenemos que estar completamente convencidos de que hay que respetar lo macado. Si seguimos una planificación y esta nos la saltamos en cuanto llega una carrera por no querer respetar los ritmos o por no entrar detrás de este o aquel, será mejor que sigas como hasta ahora y dentro de unos meses o años se termine tu carrera deportiva.

Planificar una temporada no es, para nada sencillo, por ello te recomiendo que te dejes asesorar por un profesional. Entre los dos marcaréis los OBJETIVOS REALES y las herramientas que tendrás que usar para conseguirlo.

Una idea de cómo planificar tu temporada puede ser así:

 

PLANIFICACIÓN DEL ENTRENAMIENTO

  • Objetivos fundamentales

Pasa por buscar objetivos claves y reales (competiciones) para poder planificar los entrenamientos adecuados entre ellos

  • Objetivos parciales 
    • Físicos
      • mejora de la fuerza
      • mejora de la potencia
      • mejora de la capacidad explosiva
      • mejorar la agilidad
      • reforzar articulaciones que intervienen en carrera
    • Técnicos
      • estos datos han de ser introducidos por el entrenador, dependerá de las actitudes de cada deportista.
    • Teóricos
      • No es suficiente con entrenar, también hay que analizar las competiciones en las que se quiere participar
      • Analizar el número de competiciones y tener clara la táctica que se empleará en cada una de ellas

 

Una vez tenemos cuadrado estos aspectos, el siguiente punto es saber cómo desarrollaremos el entrenamiento. Tenemos que saber qué tipo de entrenamientos y técnicas usaremos para conseguirlo.

 

Detalle y posible supuesto de una preparación física

detalle_de_preparacion_correrporquesi

Cada deportista tiene que analizar su planificación, usando los aspectos personales y adaptando la planificación a su horas de trabajo, edad, sexo, familia, tiempo para entrenar, tiempo para descansar…

detalle_de_preparacion_musculacion_correrporquesi

Una planificación deportiva en la que no intervenga el desarrollo de la fuerza nunca será completa. Es un aspecto muy importante, del que dependerá la mejora y sobre todo eliminará lesiones producidas por el exceso de entrenamiento.

Una vez tengamos todos estos aspecto sobre el papel, con objetivos claros, podremos seguir con la planificación. Donde marcaremos los periodos de trabajo, incluyendo los meses y días de la semana para la planificación.

Podrás descubrir cómo continuar la planificación en la segunda parte de esta entrada.