OPTIMIZAR Y PRIORIZAR PARA MEJORAR

La planificación de una temporada va más allá de apuntar en un calendario las carreras que queremos disputar, tener claro ciertos aspectos serán de gran importancia.

 

Existen aspectos fundamentales que no podemos obviar si queremos tener un buen año deportivo. Hace unos meses os enseñé como planificar una temporada.

Una vez marcadas las pruebas, tenemos que planificar un entrenamiento adecuado y una alimentación concreta entre varios factores más para llegar en el mejor estado de forma posible.

Cuando cargamos el calendario de pruebas, sucede que no somos capaces de estar al 100% en ellas, generalmente porque nos pasamos de volumen de kilómetros o por que nos quedamos cortos. Por ello tenemos que decidir en qué pruebas queremos competir al nivel más alto y usar el resto como parte del entrenamiento.

Para lograrlo tenemos que priorizar ya que llegar bien a una prueba requiere de mucho trabajo. Para ello no podemos olvidarnos de:

  • Alimentación
    • Controlar la ingesta diaria.
    • Hidratos durante los meses de mayor actividad deportiva.
    • Controlar la cantidad de proteína; si nos pasmos de cantidad nuestro cuerpo tendrá que limpiar los excesos.
    • Cambiar la alimentación dependiendo del momento de preparación en el que nos encontremos.
  • Trabajo de fuerza
    • Es esencial durante todo el año deportivo.
    • Incrementaremos los entrenamientos de fuerza cuando estemos más lejos de las competiciones.
    • Entre competiciones tenemos que vigilar los porcentajes con los que trabajaremos.
  • Trabajo de volumen (kilómetros)
    • Si nos pasamos crearemos un problemas a nuestro cuerpo.
    • Por el contrario, si nos quedamos cortos, sufriremos su falta en competición.
    • Vigilar las “tiradas largas” para no pasarnos de kilómetros.
  • Entrenamientos cruzados
    • Son esenciales para trabajar un volumen alto de entrenamiento sin forzar los principales músculos implicados en la carrera.
    • Nos ayuda a cambiar la mente.
    • Nos mantiene motivados y entretenidos.
    • Un gimnasio nos irá perfecto para este tipo de trabajo.
  • Competiciones/entrenamientos
    • Nos permite realizar un trabajo real sin necesidad de esforzarnos al máximo.
    • Nos aclimatamos al entorno de la carrera.
    • Mantenemos alto nuestro nivel de competición.

 

A estas prioridades tenemos que añadir muchas otras y tenemos que tener en cuenta que no siempre saldrá como lo hemos marcado. Los factores reales del día a día tenemos que tener muy en cuenta.

Por ejemplo; un mal día en el trabajo puede cambiarnos el estado anímico y con ello cambiará nuestro entrenamiento. Una enfermedad leve trastocará toda una semana de entrenamiento, una lesión irá mucho más allá y así un largo etcétera.

Seguro que todos conocemos a alguien e incluso puede que seas tú mismo, el que ha llegado a obsesionarse con mejorar, con intentar estar arriba, con querer conseguir mejores resultados y con el tiempo te das cuenta que en realidad, lo que más te gustaba era correr, correr con amigo, disfrutar y poco a poco al ver que esto se está quedando en un segundo plano, empiezas a desmotivarte e incluso decepcionarte.

Para que no suceda tienes que poner de cabecera aquello que te motivó a comenzar, aquello que hizo que dejas de ser una persona sedentaria para lanzarte por las calle o por los caminos y nunca olvidarlo cuando salgas a entrenar.

 

Por ello, tenemos que dar prioridad a todas las necesidades y NUNCA dejar de lado lo más importante, en esto cada uno tiene sus prioridades, en mi caso, lo tengo claro, LA FAMILIA.

CREATINA PARA LOS CORREDORES

Considerado como uno de los suplementos “estrella” y posicionado entre los más populares.

 

No recuerdo cuando la probé por primera vez pero recuerdo que aún no tenía carnet de conducir. Por aquel entonces aparecía como un suplemento que revolucionaria el mercado y, así fue.

Se vendía en todos los gimnasios y los deportistas que son el mejor escaparate y los mejores críticos, notaban rápidamente sus efectos.

Pero la creatina despegó por completo cuando el equipo de fútbol del Real Madrid anunciaba públicamente que sus jugadores lo consumían.

Si una empresa deportiva se atrevía a publicar este dato era, sencillamente, porque funcionaba y porque era un producto completamente fiable.

 

La creatina (Cr),  es un ácido orgánico nitrogenado que se encuentra en los músculos y células nerviosas de algunos organismos vivos. Es un derivado de los aminoácidos muy parecido a ellos en cuanto a su estructura molecular.

Se sintetiza de forma natural en el hígado, el páncreas y en los riñones a partir de aminoácidos como la arginina, la glicina y la metionina.

Constituye un vector inmediato y directo para transportar ATP y proveer de energía a las miofibrillas musculares.

 

Los deportistas notaremos su principal beneficio; AUMENTO DE FUERZA.

 

¿Qué mejora en un corredor?

Al mejorar la fuerza, podemos entrenar más y durante más tiempo, eso llevará una mejora en nuestras marcas y resultados.

Pero no tiene sentido usarla para entrenamientos cotidianos y regulares y más aún si únicamente pretendemos hacer deporte de manera habitual u ocasional sin querer mejorar nuestros registros.

Por el contrario para los periodos donde queramos trabajar la fuerza es algo fundamental. Por esta razón la creatina tendríamos que consumirla cuando hagamos entrenamientos de series, de carga, fartlek y sobre todo cuando hagamos entrenamientos en sala de muscualción.

¿Qué tipo de contraindicaciones tiene?

Como suplemento alimenticio, aún no se han registrado, salvo la “posible retención de líquidos”.

Personalmente nunca he notado una retención de líquidos, quizá sea porque al consumirla he incrementado un poco la ingesta de agua.

Otra cosa a tener en cuenta, es que la creatina no aumenta el tono muscular. Aumenta de una forma indirecta al mejorar la fuerza y poder recuperarnos más rápido e incrementar las cargas en nuestros entrenamientos.

Yo uso la creatina  BULK, de la gama NUTRYTEC.

Creatina+

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que es un producto relativamente barato, apenas 12 € por 400 gramos de producto.

¿Es necesario para un corredor?

Si, si pretendes mejorar tus marcas o posiciones en competición.

Pero nunca olvides preguntar antes a un médico o especialista sobre su uso, forma de tomarlo, tiempos… es tu salud.