LA MONTAÑA TIENE ALGO ESPECIAL

Velocidad, ritmos, tiempo, rivales, correr, correr más rápido, correr sin detenerse.

 

Quizá sea esto lo que significa competir.

 

Es suficiente echar un vistazo a cualquier publicación sobre el mundo del Trail. Ya sea en revistas o en digital, todas las publicaciones hablan de lo mismo. Hablan de que las carreras cada vez son más multitudinarias, cada vez más populares, cada vez más forman parte del vocabulario habitual de los “pupulares”.

Las carreras de Trail son tan populares porque requieren de una preparación que está al alcance de la mayoría de las personas, por lo menos, terminar la carrera.

Los tiempos que se emplean en ellas son aptos para mucha gente, los tiempos de corte son muy acertados pese a que a muchos les gusta burlarse de ello y decir “que incluso andando te da tiempo a terminar”.

En efecto, andando te da tiempo a terminar porque precisamente está diseñado para ello, está diseñado para todos los públicos.

No nos acordamos o quizás es que no lo han vivido pero al monte SIEMPRE se ha ido a andar.

Las carreras no han llegado hoy, llevan muchos más años de los que la mayoría pueden recordar. Las carreras de montaña no se han diseñado únicamente para ir rápido. El Trail es mucho más que eso.

Ganar no es fácil y más hoy en día.

Muchos atletas asfalteros se han pasado al mundo Trail. Corredores que vuelan por las calles y por el Tartam ahora pulverizan todos los tiempos de las carreras de media montaña.

No hace más de 2 años, si eras capaz de correr por pistas forestales, subir pendientes y bajar senderos algo técnicos a ritmos no más altos de 4 bajos te asegurabas un puesto entre las primeras posiciones.

Hoy en día y en este tipo de carreras que no requieren de demasiada técnica, nos veremos, con suerte, entrando en posiciones entre el 20 o 30. Además, hoy en día, los corredores entrenan mucho. Muchas horas fuera de casa, que implican, claro está, una mejora.

Esto no es malo, todo lo contrario. Es alfo fantástico para los que somos amantes del deporte. Es lo que hará que continúen este tipo de pruebas. Ya que una carrera que no sea puntera, se nutre de corredores. A mayor número de ellos, mayor beneficio para todos.

Pero lo más importante en una carrera es el respeto, ninguno tiene derecho a condicionar los pasos de otro corredor. Si vas más rápido, pide paso y espera a que te lo den. Si vas más lento y te piden paso, facilitárselo lo más rápido posible. Todos somos corredores y todos tenemos derechos y obligaciones.

No te tienes que sentir mal cuando vas rodando por una pista, mirando tu reloj y contemplando que vas a 13 kilómetros por hora, con mas de 30 kilómetros sobre tus piernas y ves como, no uno, ni dos, ni cuatro, sino muchos corredores te rebasan sin apenas darse importancia.

 

El Trail y sus carreras es para disfrutar, como en todos los deportes pero en el caso de la montaña esto se magnifica. Sus vistas privilegiadas que únicamente eres capaz de ver en este tipo de pruebas. Corredores a tu lado que te llenan de buenos momentos y conversaciones.

crónica de una carrera, genaro trail, corerporquesi

Y lo más importante, consigues grandes retos personales que no hubiese sido capaz de hacerlo sin una buena carrera de por medio.

 

Por lo tanto; si quieres ganar carreras o colocarte en posiciones altas tienes que entrenar más. Si decides que tu entrenamiento es equitativo a tus resultados, te animo a que sigas así, ya que entrenar más implica restar tiempo a otras cosas.

La montaña tiene algo espacial que no sentirás si no vas a la montaña. 

genaro-trail-2016-km-30-carreras-34-y-50-km-genaro-trail-2016-1683739-39941-278-low

NO PUEDO LEVANTAR LA CABEZA

Salgo de casa en coche, tardo 20 minutos en llegar a la estación para coger un tren, 30 minutos más para llegar a estación central de Madrid, 3 horas y media tardo en llegar a Barcelona, allí me uno a mi compañera y hacemos otras 2 horas y media de coche por carreteras de alta montaña para llegar has un pueblo espectacular.

SetCases (Gerona), a escasos kilómetros de la estación de esquí Vallter 2000 y de la frontera con Francia.

set_cases_correrporquesi

 

Llegar hasta allí es largo y cansado. Nada más dejar aparcado el coche nos sentamos de nuevo en una silla para escuchar las pautas y directrices que la carrera tiene diseñadas, “material obligatorio” lluvias y niebla será lo que nos espera al día siguiente.

A las 6 de la mañana suena el despertador pero no consigo ponerme en pie. No es hasta a las 6:30 que entro en la ducha. Desayuno mucho pensando en los primeros kilómetros que nos esperan. La noche antes durante la cena habíamos cerrado la estrategia de la carrera sobre el perfil.

ulldeter correrporquesi

Primeros 7 kilómetros con más de 1.200 metros de desnivel positivo por sitios que para nada son corribles. Allí la idea es ir fuerte pero reservando energías para poder continuar a un nivel bueno más tarde. La inclinación de esta parte es muy elevada, aquí los bastones son de una gran ayuda pero nosotros no usamos. Manos en las rodillas, cabeza baja y un pie detrás de otro durante casi 2 horas. Los gemelos me explotan y apenas puedo levantar la cabeza.

ulldeter correrporquesi

Al llegar al pico más alto de la carrera aparece la niebla, no es demasiado densa pero se nota el frío y más aún en las camisetas que están empapadas de sudor por el esfuerzo de la subida. Comentamos que habíamos salido muy retrasados  (como siempre) y no parábamos de adelantar a corredores. Creo que no nos adelantó nadie.

ulldeter correrporquesi

La parte 2 de la carrera sería una bajada desde 2.691 metros a 2.150 para posterior subir de nuevo a 2.500 metros y con ello terminaríamos las duras subidas de esta espectacular carrera. El paisaje pese a tener algo de niebla era, sencillamente impresionante.

Cuando estafamos alcanzando el segundo pico noté como mi cabeza me daba un aviso, haber ganado tantos metros tan rápido y que apenas podíamos ver por la niebla que en esta parte era muy densa sentí la sensación de no saber donde estaba.

Nos juntamos un grupo de corredores y formamos un gran abanico entre todos para poder seguir avanzando y poder encontrar las banderas, Mery me miró y comprobó que no estaba bien, metí la mano en la mochila y sin tener ganas de comer mordí una barrita recuperar algo de glucosa.

ulldeter correrporquesi

Se pone a rente de la carrera y lo único que hago es seguir sus pasos, ella es la que manda. Me limito a seguir su alto ritmo mientras mis fuerzas regresan.

ulldeter correrporquesi

Con la llegada de la bajada y el cambio de inclinación es mi cabeza la que en apenas unos segundos se pone al frente de la situación. Tiro fuerte y rápido y Mery me sigue de cerca. Apretamos un poco más el ritmo, no dejamos de adelantar gente.

Me adelanto para llegar al último avituallamiento y poder sentarme a estirar un poco los gemelos. En apenas unos minutos llega mi compi. No le digo que en ese par de minutos 3 chicas habían partido del avituallamiento. No quiero presionarla, tampoco quiero que se sienta obligada, conociéndola, si se lo digo apretaría el ritmo y aún nos quedan 10 kilómetros.

ulldeter correrporquesi

Una pista, por fin podemos correr sobre terreno firme. Pasamos corredores y corredoras. Miro mi reloj para comprobar que no estoy aumentando el ritmo, quiero mantenerlo y saber si son los demás los que corren más lentos.

En efecto, son ellos. A lo lejos veo la última pareja que nos estaba haciendo sombra. Los alcanzo y compruebo que no van a ponerlo fácil. Una pareja de muy pocas palabras y con la convicción de no dejarnos pasar.

Los adelanto para que Mery les de caza. se sitúa detrás de ellos pero no es capaz de adelantarles. Está siendo una lucha bonita pero dejará de serlo.

La corredora se cae delante mía, la presión de ir rápido le ha hecho tropezar, se levanta de un salto y sin apenas articular palabra continúa corriendo. Su compañero apenas le dice nada. Me enfado un poco con ellos por esa forma de correr, no merece la pena jugarse una lesión con apenas 3 kilómetros de la meta.

Adelanto de nuevo a la pareja para demostrarles que nuestras fuerzas no están mermadas y que es cuestión de metros lo que tardará Mery en darles caza. Otro corredor se tira al suelo, un gemelo no le deja correr. Gritando de dolor y de rabia por estar tan cerca de la meta y no podere andar.

Me detengo y le ayudo a estirar, me pongo de rodillas junto a el y la pareja pasa de largo sin mirarnos. Mi compañera llega después, le digo que continúe y que le de caña, me enfada esto. El chico del gemelo me abraza por ayudarle, me da mil veces las gracias.

Me uno al grupo y le grito a Mery que los adelante ya. 

Con la fuerza de un toro los pasamos, demostrando que ya está todo el pescado vendido, seremos nosotros los que ganaremos. Nunca suelo ser así pero esta vez tocaba. Con una velocidad de 14 kilómetros hora marcando el reloj, continuamos descendiendo entre el bosque, sorteando las ramas, las raíces, los obstáculos que nos encontramos, no fallaríamos.

Llega la música, el ruido y con ello la meta. 

La alfombrara azul nos marca el final de la carrera. De la mano como siempre, me emociono al llegar, le grito al cielo que esta es para el, estoy pletórico.

ulldeter correrporquesi

Una sensación de alegría completamente nueva para mi inunda mi cuerpo. Como deportista, como compañero, como corredor y sobre todo como entrenador. Ver a Mery volar durante toda la carrera, sin bajar el ritmo en ningún momento, ver como ha luchado, como ha ganado hace que me sienta el mejor entrenador del mundo.

ulldeter correrporquesi

 Hemos terminado una carrera perfecta.

ulldeter correrporquesi